Agaete, un remanso de tranquilidad

La playa de Las Nieves en Agaete es, sin duda, una de las más concurridas del norte de Gran Canaria. Su ambiente tranquilo y la limpieza de la que hace gala la convierten en un remanso de paz y en el destino preferido para pasar un completo día de playa con toda la familia.

DARÍO OJEDA

A diferencia de las playas del sur de la Gran Canaria, la playa de Las Nieves no recibe la invasión de turistas en verano. En Agaete, la arena brillante deja paso a los callaos y es muy difícil encontrar una hamaca en la que tomar el sol, sobre todo porque no hay.

En cambio, la playa de Las Nieves ofrece a sus bañistas otra cosa: tranquilidad. Una tranquilidad que difícilmente se puede encontrar en las abarrotadas playas del sur de la isla. Alfonso Ortega, un usuario habitual de la costa de Agaete, lo confirma. «Es una playa muy agradable, tranquila y familiar», dice.

La playa de Las Nieves presenta una importante diferencia con las otras playas de las islas: es tres playas en una. Tras la construcción del nuevo muelle que sustituyó al anterior, la conocida entre los habitantes de la zona del puerto como la playa de atrás quedó como una playa interior a la que las olas no afectan.

A ésta hay que sumar la verdadera playa de Las Nieves, la que queda fuera de la protección del muelle. Algunos, como Victoriano Fernández, un vecino de la zona, piensan que esta playa es muy peligrosa. « No es muy segura por las piedras que caen de la montaña. Además, las escaleras del muelle viejo no tienen barandilla», dice Victoriano. Por si fuera poco, los bañistas también pueden disfrutar de las piscinas naturales de Las Salinas, un espacio agradable y seguro y con unas vistas libres de las ataduras del muelle. Protección. La protección que da el muelle a los bañistas es una de las principales razones por la que los padres acuden con sus hijos. No hay grandes olas que conviertan en peligroso el baño, por lo que los padres pueden relajarse.

Sin embargo, la presencia del muelle trae consigo otras consecuencias negativas. Muchos se quejan de la contaminación del agua. Algunos barcos vierten restos de combustible en la playa, aunque esté totalmente prohibido. Así, los bañistas que acuden cada día a la playa de Las Nieves encuentran una variada y completa oferta para el baño. Los usuarios pueden elegir entre darse un baño en la playa, en las piscinas naturales de Las Salinas o, si lo prefiere, simplemente tumbarse a tomar el sol en uno de los solarium instalados en el muelle viejo.

Una conexión muy beneficiosa

El puerto de Agaete sufrió un cambio espectacular cuando en 1995 entró en funcionamiento la línea de ferrys que une el puerto de Las Nieves, en Agaete, con el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Pasó de ser muelle pesquero a ser pesquero-comercial.

En la actualidad es la compañía marítima Fred. Olsen la encargada de prestar el servicio de transporte de viajeros en dicha línea. La entrada en funcionamiento de este servicio trajo consigo muchos cambios. El primero, y más importante, una transformación en la fisonomía portuaria. La construcción del nuevo muelle sustituyó al viejo de Las Nieves, que ha quedado como un lugar donde descansar y tomar el sol. Economía. La llegada de los grandes barcos de transporte provocó también que los pequeños pesqueros tuvieran que compartir su espacio. Con la construcción del muelle, el puerto vio aumentadas sus plazas de atraque y mejoradas sus infraestructuras notablemente.

La mejora de la economía es otro aspecto que hay que tener muy en cuenta al hablar del desarrollo de la zona. El establecimiento de la línea marítima con Tenerife ha atraído también a un mayor número de visitantes y turistas al puerto de Las Nieves que, ya sea de paso a la isla vecina o simplemente de visita, pasan y disfrutan del señero lugar costero.

La supervivencia de todos los restaurantes y los pequeños comercios situados en la zona sería muy difícil sin el trasiego que ha generado le implantación hace ya doce años de la línea de ferry.

Pero el puerto de Las Nieves no es sólo el muelle y la playa. En Las Nieves, se encuentran la Ermita y Tríptico de Nuestra Señora de las Nieves, éste último atribuido al pintor flamenco del siglo XVI, Joos Van Cleve.

Otra atracción de la playa de Las Nieves en Agaete era el Dedo de Dios, principal monumento natural del municipio que constituía uno de los reclamos turísticos de Agaete y que quedó destruido tras el paso de la tormenta tropical Delta hace dos años.

Noticias relacionadas

Temas

Agaete