Adán Martín reivindica la titularidad de las aguas interinsulares en nombre de la unidad canaria

31/12/2005

El presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín, aprovechó su tradicional discurso de Fin de Año -que se emitió por televisión a las 20.30 horas de este sábado- para reivindicar la titularidad de la Comunidad Autónoma de las aguas marítimas interinsulares, como condición imprescindible para lograr la “unidad”. “Nuestra unidad no será completa mientras los canarios no seamos dueños de nuestro propio mar entre las islas”, dijo.

Al mismo tiempo, anuncia a los ciudadanos que el Ejecutivo que preside seguirá “luchando” para conseguir este reconocimiento, por lo que implica, además, en la mejora de “nuestra seguridad y nuestra ecología, sin duda, pero sobre todo, porque nos dará más cohesión, más oportunidades, más unidad como pueblo”.

El presidente explicó que, a consecuencia de que las aguas que separan y rodean las Islas son internacionales, “seguimos sin poder controlar los buques que navegan por nuestras aguas, ya sean éstos barcos negreros que trafican con seres humanos o navíos con cargas potencialmente peligrosas para nuestro medio ambiente”. En este punto, compara la situación con la supuesta existencia de territorios no españoles entre cada provincia peninsular o con la posibilidad de que “cualquiera pueda pasar por los pasillos que separan las habitaciones de cada hogar”.

También en nombre de la “unidad y el equilibrio”, Martín recordó que el Gobierno está creando una “gran red de comunicaciones que nos conecte mejor entre nosotros” y que en 2006 se abaratarán los transportes interinsulares, con el objetivo de que “vivir en una isla pequeña no signifique tener menos oportunidades de desarrollo”.

Pero al mismo tiempo, aseguró apostar por ser cada día “un poco más europeos, sin dejar de ser canarios”. Así, recuerda que Europa ha reconocido en el proyecto de Constitución –que no se pudo aprobar- que la lejanía de Canarias “le obliga a echarnos una mano, como nosotros echamos una mano a los que necesitan de nosotros”.

El titular del Gobierno autonómico también se quejó durante su intervención de que Canarias aún no tenga competencias en materia de inmigración, lo que impide hacer más que prestarles asistencia humanitaria, algo que, afirmó “nos duele”, ya que “nos preocupa el creciente número de personas que llegan en condiciones penosas, sin papeles, empujados por el hambre, la guerra, la desesperación”.

Los desfavorecidos, prioridad

Adán Martín dedicó gran parte de su alocución a reiterar que “los más desfavorecidos, los que lo están pasando peor son nuestra prioridad” y a resumir las acciones que el Gobierno va a poner en marcha en 2006 para mejorar su situación. En este sentido, relató que el próximo año dedicarán “aún más recursos a las acciones sociales”, incrementando la inversión y el gasto en sanidad “como nunca en la historia de Canarias”, incluyendo en el Presupuesto regional nuevos fondos para la reducción de las desigualdades de los que menos renta tienen y a las personas dependientes, bien por alguna discapacidad, por enfermedades crónicas o por edad muy avanzada, y aumentando los recursos para la creación de empleo.

Remarcó, igualmente, la rapidez con la que se han gestionado las ayudas para quienes más sufrieron el temporal del pasado 28 de noviembre, de las que han dispuesto antes de Nochebuena.

En materia sanitaria, indicó que “estamos acelerando la ejecución de las obras hospitalarias, creando nuevos centros de salud en todas las islas y ampliando las plantillas sanitarias para dar respuesta al gran crecimiento de la población de los últimos años y seguir reduciendo las listas de espera”.

Aseguró que todas las acciones pormenorizadas demuestran que la prioridad clara es mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Considera, en este sentido, que las instituciones públicas están “construyendo una Canarias más unida, más solidaria, más culta, más respetuosa con el medio ambiente”, mérito que comparte con “todos”, abarcando a los que “desde la universidad, la enseñanza, la empresa, la sanidad, la iniciativa privada, la familia, los colectivos sociales, el voluntariado o el compromiso individual entienden que el futuro y el progreso de Canarias es responsabilidad de los que amamos esta tierra”. En este punto, hizo un llamamiento al compromiso general para “seguir luchando contra la violencia en el ámbito familiar” y mostró su agradecimiento “a todos, por contribuir, desde el esfuerzo personal y profesional, a que Canarias sea el mejor lugar para vivir”.