Acusados de 25 muertes de niños en una patera dicen que eran simples inmigrantes

18/05/2010

Los tres acusados de la muerte por imprudencia de 25 niños y adolescentes africanos al naufragar la patera en que viajaban a sólo 20 metros de la costa de Lanzarote en 2009, negaron hoy tener responsabilidad alguna en la organización de la expedición y aseguraron ser simples inmigrantes.

La misma tesis mantuvieron hoy, al inicio de un juicio contra ellos que se celebra en la Audiencia Provincial de Las Palmas, en Gran Canaria, los presuntos dos patrones de la embarcación, Yousef F. y Mohamed S.B., y el imputado como supuesto alto responsable en Marruecos del grupo que montó ése y otros viajes de inmigrantes irregulares hacia Canarias cobrando a cambio dinero, Brahim J.

Todos ellos se enfrentan a peticiones de condenas que suman casi sesenta años de prisión en cada caso, ya que para cada uno de ellos la Fiscalía ha solicitado 8 años de cárcel por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, a los que hay que sumar otros 2 años por homicidio imprudente por cada una de las 25 muertes que se registraron en el naufragio de la patera.

Una suceso que se produjo en la tarde del 15 de febrero de 2009 y en el que murieron casi todos los ocupantes de la embarcación, 25 niños y adolescentes de edades comprendidas entre 8 y 16 años, quedando sólo seis supervivientes: Yousef F. y Mohamed S.B. y otros cuatro adultos que acusaron a aquellos dos de ser los patrones de la patera.

Sus testimonios también posibilitaron detener tiempo después al tercer juzgado en esta causa, Brahim J., acusado de ser el principal jefe de una red de tráfico de inmigrantes que habría introducido en Canarias de forma irregular centenares de africanos en barcas procedentes de costas marroquíes, de acuerdo a las investigaciones policiales sobre el caso y a las conclusiones iniciales del fiscal.

Brahim J. no fue arrestado, de hecho, hasta después de que volviera a Canarias meses más tarde, en junio de 2009, cuando llegó a Lanzarote conduciendo él mismo otra patera con otra treintena de inmigrantes irregulares, recordó hoy uno de los agentes responsable de las investigaciones de este caso.

Destacó además, como argumento que respalda sus tesis, el hecho de que la organización que se asegura que dirigía Brahim J. llevaba a cabo antes de su detención una media anual de 20 ó 30 expediciones en patera hacia Canarias, principalmente con destino en Lanzarote y Fuerteventura, y que los viajes bajaron luego a sólo 2 ó 3 al año.

Los acusados, al declarar hoy en la Audiencia Provincial, insistieron en negar en todo caso vinculación alguna con red delictiva de ningún tipo, afirmando los tres que, en las reiteradas ocasiones en que cada uno de ellos se introdujo subrepticiamente en las islas, hasta más de una decena en dos años en algún caso, viajaron siempre como simples inmigrantes.

A ese respecto, precisaron que pagaron en cada ocasión, como pasajeros de las respectivas pateras en que arribaron, cantidades que oscilaron entre el equivalente a 300 y 600 euros.

Su versión fue rechazada por la fiscalía, que tratara de rebatirla completamente con las declaraciones de diversos testigos que han sido citados para este juicio, para cuya vista oral se ha reservado sala en la Audiencia de Las Palmas, en principio, hasta el viernes de esta semana, según avanzaron fuentes judiciales.