Acercamiento con García Navarro

Ignacio S. Acedo
IGNACIO S. ACEDO

Miguel Ángel Ramírez y Manuel García Navarro mantuvieron ayer una reunión en el hotel Reina Isabel que, según ha reconocido el presidente de la UD, «puede ser un primer paso» para lograr un acuerdo que frene la demanda de embargo que amenaza al club.

García Navarro no va a renunciar a los casi cuatro millones de euros que tiene reconocidos en el convenio de acreedores y que quiere cobrar, pese a que desde la entidad se ha advertido de su nula disponibilidad para afrontar este montante. La solución puede venir con un calendario de pagos que las partes han quedado en estudiar la próxima semana. «Se ha producido un acercamiento y, dentro de la prudencia que requiere todo esto, pues varias veces ha ocurrido que los buenos indicios luego se han quedado en nada, confío en que podamos cerrar de la manera más satisfactoria posible para el club este conflicto. Pienso que hay predisposición en García Navarro por todo lo que me ha dicho, pero toca esperar», admitió Ramírez, quien sigue «preocupado» por el escenario que se ha abierto por una demanda «muy peligrosa para la viabilidad de la UD».

Presidente y expresidente coincidieron al mediodía en los estudios de la Cadena SER, donde se replicaron en tono constructivo y, posteriormente, se citaron para seguir deliberando: «Fue todo muy cordial. Le he hecho entender a García Navarro y a su asesor que, por el bien de la UD, que es lo que más me importa, tenemos que llegar a un acuerdo. Él pide el dinero que considera es suyo y nosotros somos receptivos a estudiar alternativas que nos dé, si, finalmente, tenemos que pagar. Tenemos más que ayer, en el sentido de que se ha podido avanzar algo si se plasma, dentro de unos días, el pacto que perseguimos. Pero los intereses de la entidad van a quedar siempre por encima de todo», insiste el presidente.