Absuelto un acusado de narcotráfico porque la droga podía ser para una fiesta

EFE

La Audiencia Provincial de Murcia ha absuelto a un acusado de narcotráfico para el que el fiscal pedía cuatro años de prisión tras incautársele cerca de tres gramos de cocaína y casi dieciocho gramos de hachís, porque estas sustancias podían ir destinadas a una fiesta entre familiares y amigos.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, recoge como hechos probados que el acusado fue sorprendido por un control de la Guardia Civil el 3 de diciembre de 2009 cuando circulaba en dirección a Alguazas (Murcia).

"Al llegar a la altura del control -dice la sala- dio muestras de nerviosismo, por lo que fue requerido por los agentes para que estacionara su vehículo, siendo cacheado, localizándole en el bolsillo de su pantalón unas bolsas con la droga".

La sentencia indica que el acusado aseguró que era "consumidor esporádico" de estas sustancias y que las que le fueron intervenidas iban destinadas a su propio consumo y al de unos familiares y amigos que iban a celebrar una fiesta y que le habían entregado el dinero para que se encargara de su adquisición, que es lo que acababa de hacer cuando fue sorprendido.

El tribunal, al dictar la sentencia absolutoria, afirma que a la causa no han sido aportadas pruebas suficientes que acrediten la comisión de un delito contra la salud pública.

Y añade que "por sospechosa que pudiera entenderse la discordancia apreciada entre la primera declaración del acusado, que limitó el círculo personal de 'amigos y familiares' a tres, para después extenderse hasta cinco", carece de la entidad necesaria para conducir a la inculpación.

"Los indicios obtenidos -concluye la sentencia- son equívocos, admiten varias versiones y no excluyen la razonabilidad de la tesis sostenida por el acusado".