A Kazán en busca de un sueño

Una vez superados los registros históricos de la Eurocopa, el Herbalife Gran Canaria no tiene límites en la competición. Esta tarde buscará en Kazán lograr un buen resultado en la ida de las semifinales. La gloria está a dos pasos, el primero habrá que darlo hoy.

Cuando el Gran Canaria arrancó la competición allá por el mes de octubre, nadie imaginaba el papel que el cuadro de Aíto García Reneses desarrollaría en la Eurocopa. Tras eliminar la pasada semana al Pinar Karsiyaka en los cuartos de final y superar los registros históricos de la entidad, el conjunto claretiano se encuentra frente a la eliminatoria más importante de sus cincuenta años de vida. Esta tarde, en el Basket Hall de Kazán, juega la ida de las semifinales del torneo ante el Unics, un conjunto que proviene de la Euroliga y con una plantilla de mucho nivel. Para contrarrestar el potencial del cuadro ruso, los amarillos se presentan en la República de Tartaristán con la misma humildad e ilusión que les ha hecho llegar hasta estas alturas de la competición. Espoleados por batir al complicado rival turco en su cancha y tras ganar al FIATC Joventut, los grancanarios tratarán de conseguir un buen resultado de cara al definitivo partido que se jugará en el Gran Canaria Arena la próxima semana.

El Granca es el mejor equipo de la competición -19 victorias y solo una derrota hacen que se haya ganado el respeto de los demás rivales- y llega a la histórica cita con varios jugadores en un gran momento de forma. Sobresale el nivel exhibido por Walter Tavares, pero otros hombres como Kuric, Báez, Oliver o Bellas también han mostrado un buen juego en los momentos importantes. Solo se perderán el choque Sasu Salin, que no pudo ser inscrito en la competición, y Fabio Santana, aún recuperándose de su lesión de rodilla.

Por su parte, el Unics, vigente subcampeón de la Eurocopa, competición que ya ganó en 2011, presenta a los exjugadores ACB Fischer -10,5 puntos, 6,5 rebotes, 2,1 tapones y 16,3 de valoración- y Jerrells -9,2 puntos, 2,4 asistencias y 8,1 de valoración-, al internacional heleno Kaimakoglu -7,2 puntos, 4,3 rebotes, 3,5 asistencias y 9,4 de valoración- y a los anotadores estadounidenses White -13 puntos- y Langford -17,8- como principales bazas. Los de Kazán acabaron con el Lokomotiv de Kuban, uno de los favoritos, en la anterior ronda.