Fútbol: UD Las Palmas

A falta de espectáculo, tres puntos

Discreto pero efectivo. Es la única conclusión positiva que se puede extraer de un equipo en construcción al que aún le falta ensamblar piezas y mecanizar movimientos. Porque, salvo 20 minutos de inspiración y un gol de oro, poco hay más que festejar del primer triunfo de la temporada.

Aunque aún deberá engrasarse bien el mecano, Las Palmas comienza a dar síntomas leves de lo que Lobera promete. Tres puntos cocinados en apenas 20 minutos de clarividencia, que sirven para consolidar conceptos sin ruido y escalar posiciones en la clasificación. La influencia de los tres últimos fichajes, sin olvidar la recuperación de Ángel López, supone un salto evidente en el mantra futbolístico del entrenador aragonés, que al fin ve plasmado en el terreno de juego los primeros destellos, tímidos y desdibujados, de sus lecciones. 

Es tal la dependencia de Apoño, Aranda y Masoud, que el débil rendimiento de los tres -aún al 50% según el técnico- resulta contagioso al resto de jugadores. Juan Carlos Valerón, sin fondo y aún lejos de su mejor versión, comienza a recuperar al fin su identidad merodeando sin miedos el área. Lejos de las alcantarillas, y sin necesidad de correr detrás del balón, su juego comienza a liberarse. Esto es gracias, en gran parte, a Apoño. El cómplice perfecto del 21. El centrocampista malagueño corrige, ordena y genera juego con un alto porcentaje de efectividad. Siempre está en el lugar correcto, nunca improvisa, y se adelanta a los rivales. Y así, el juego de la Unión Deportiva comienza a tener sentido.

Con Apoño el juego del representativo se vuelve coherente. Vicente Gómez ejerce de escoba sin excentricidades, los defensas no se extralimitan en sus cometidos, salvo fulgurantes aventuras de Castillo en el campo contrario; y los atacantes encuentran un guía convincente y tenaz en el centro del campo que traza diagonales perfectas.
Nauzet, por imitación, también comienza a despojarse de la sombra que amenazaba con devorarlo. Centrado en la banda derecha, ha encontrado en Masoud un álter ego con el que asociarse para ovillar a la zaga rival. Y, con Aranda como faro, fijando a centrales, todo fluye de forma más natural.

Así, tras varios minutos de atrevimiento visitante en los que Curto incluso llegó a estrellar el balón en la base del palo derecho de Barbosa, la Unión Deportiva fue poco a poco, sin demasiada profundidad eso sí, imponiendo su personalidad en el partido. A la media hora el equipo de Sergio Lobera había macerado sin lujos al Jaén en busca del gol.

Toni ya había intervenido en varias ocasiones, sin estirarse demasiado, cuando Masoud deshizo la madeja. Una buena internada por la derecha de Nauzet tuvo continuidad con Aranda, que esta vez se disfrazó de asistente para centrar al segundo palo. Valerón amagó con rematar en el punto de penalti para que el iraní, por segundo partido consecutivo, inaugurase el marcador libre de marca en la izquierda. Viento a favor.

Sin embargo, la peor noticia del descanso era el marcador. A pesar de los vaporosos síntomas de mejoría, el 1-0 generaba incertidumbre en la grada y otorgaba esperanzas a un Jaén combativo que también probó a Barbosa en la primera parte. El reinicio estuvo marcado por una espesura en el cuadro grancanario que ratificaba las opciones del contrincante en 45 minutos.

Con ventaja Las Palmas optó por el peligroso arte de la especulación convencido, sin argumentos que lo garantizase, de que el segundo gol llegaría tarde o temprano. Nunca llegó por desidia, incapacidad o mérito rival también. La falta de entrenamientos de la columna vertebral del equipo de Lobera obliga a la dosificación, lo que provocó que el representativo bajase sus pulsaciones. Y sin energía se bajó la palanca.

La lesión de Vicente Gómez condenó a Valerón, que poco después cedió derrotado su puesto a Javi Castellano, lo que conllevó un trascendente cambio de planes. La versión más abigarrada y austera del plan de Lobera. Así, el peso del partido comenzó a correr a cargo del Jaén, sin nada que perder con todas las apuestas en contra.
Se le agradece a la candidez del conjunto andaluz un final con menos suspense de lo que reflejaba el marcador a falta de media hora. La Unión Deportiva, que por entonces achicaba agua, solo intentó la sentencia con estrategia y algún contragolpe aislado y sin convicción, mientras que el Jaén le doblaba en posesión, pero sin inquietar a Barbosa. Solo Curto, que antes se había topado en la madera, pudo cambiar el sino de un partido con poca tensión. A falta de diez minutos, el extremo del Jaén ajustó de nuevo tanto su puntería al palo que esta vez salió rozando por un milímetros.
Tan seguro estaba el equipo de Lobera del primer triunfo de la temporada que Tato, torpe  en la ejecución, desechó a puerta vacía el segundo gol de la tarde cuando la afición ya desfilaba sin festejar los tres puntos.

- Ficha técnica:

1. UD Las Palmas: Barbosa; Ángel López, Aythami Artiles, Deivid, Xabi Castillo; Vicente Gómez (Tato, min. 62), Apoño; Nauzet Alemán, Valerón (Javi Castellano, min. 74), Masoud; y Aranda (Asdrúbal, min. 78).

0. Real Jaén: Toni García; Hugo Álvarez (Edgar, min. 46), Dani Torres (Israel Jerez, min. 81), Servando, Nando; Kitoko, Óscar Quesada; Fran Machado (Jozabed, min. 64), Juanma, Víctor Curto; y Jona.

Gol: 1-0, Min.34: Masoud.

Árbitro: Gorka Sagués Oscoz (Comité Vasco). Mostró tarjeta amarilla a los jugadores locales Aythami Artiles, Asdrúbal y Nauzet Alemán, y a los visitantes Fran Machado, Hugo Álvarez, Servando, Dani Torres y Nando.

Incidencias: partido de la quinta jornada de la Liga Adelante 2013-2014 disputado hoy en el Estadio de Gran Canaria con la presencia de 10.023 espectadores.