"No encuentro otra solución para un final digno antes de reducirme a buscar en la basura"

CANARIAS7.ES

El jubilado griego que se quitó la vida pegándose un tiro delante del Parlamento griego en protesta por el recorte de las pensiones en este país, y que ha levantado fuertes protestas ciudadanas, dejó una carta escrita en la que plasma su gran frustración.

“El Gobierno de ocupación de Tsolakoglou [gobierno colaboracionista nazi durante la segunda guerra mundial] ha reducido a la nada, literalmente, mi capacidad de supervivencia que dependía de una respetable pensión que, durante más de 35 años, yo solo (sin contribución del estado) he pagado. Dado que tengo una edad con la que ya no tengo el poder de resistir activamente (aunque, por supuesto, no descarto que, si cualquier griego hubiese empuñado un kalashnikov, yo habría sido el segundo en hacerlo) no encuentro otra solución para un final digno antes de que esté reducido a buscar en la basura para alimentarme. Creo que los jóvenes sin futuro tomarán las armas algún día y colgarán a los traidores nacionales en la Plaza de la Constitución [Plaza Syntagma], igual que los italianos colgaron a Mussolini (en la Piazza Loreto de Milán)”.