649 canarios fallecieron esperando la dependencia

ETIQUETAS:

Entre 2007 y 2013  se acumularon en el servicio canario de Dependencia las deudas para con 649  isleños. Éstos tenían reconocido su derecho a prestación, pero nunca la recibieron en vida. Han sido sus herederos los que han cobrado el dinero que debía servir para paliar su día a día.

El Gobierno canario reservó en 2014 unos 7 millones de euros para pagar las deudas contraídas con dependientes que nunca llegaron a cobrar su prestación. Así lo explicó el jefe del servicio canario de Dependencia, Santiago Rodríguez, quien al llegar al puesto, hace un año, se propuso como objetivo poner la cuenta a cero.

El pasado año, explicó Rodríguez, se pagaron 5,5 millones de euros a las familias de 649 dependientes que ya habían muerto. Esta deuda se había acumulado entre 2007, año de entrada en vigor de la Ley de Dependencia, y 2013.
Para que sus herederos cobrasen esta prestación han tenido, en muchos casos, que pasar por los trámites de la aceptación de herencia de su familiar.

Con algunos la deuda alcanzaba los 18.000 euros, un dinero, explicó Rodríguez, que ahora les ha venido muy bien a los familiares de los fallecidos puesto que en vida ellos mismos tuvieron que cubrir con lo que pudieron las necesidades de sus dependientes.

Rodríguez explicó que aún quedan 1,5 millones por pagar. Un dinero que se ha reservado para subsanar la deuda contraída a lo largo de 2014 y que espera ver zanjada en breve. La Asociación de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales cifra en 117.000 las personas en toda España que han fallecido esperando por acogerse a los beneficios de la Ley de Dependencia.

La deuda del Gobierno canario a la que alude Rodríguez solo afecta a las personas que tenían reconocido el derecho a recibir una prestación económica, pero que nunca se pagó. Una cifra que en España, y hasta 2010, ya suponía 700 millones de euros.

Los datos sobre personas que, a lo largo de la burocrática tramitación de la dependencia fallecen por el camino no se encuentra registrada en el Sistema para la Autonomía y Atención de la dependencia (SAAD), por lo que no hay un acceso público de datos comparativos entre comunidades.