500 años curando a los pobres

Rosa Rodríguez
ROSA RODRÍGUEZ

El Hospital de Dolores de Santa Cruz de La Palma cumplió hace ahora una semana cinco siglos ininterrumpidos de asistencia a los más pobres de la Isla. Primero como centro de beneficencia y casa cuna y ya en el siglo XX como hospital de referencia de La Palma. Ahora acoge un centro para mayores crónicos. El Hospital de Dolores de Santa Cruz de La Palma debe su creación a una «bula de fundación y erección» firmada por papa León X firmada el 30 de junio de 1.514 por la que se mandaba construir «para los más pobres de la Isla y para aquellos que venían de fuera, en ruta hacia Las Indias», recuerda el investigador y catedrático de Geografía e Historia, José López Mederos, que ha participado activamente en la conmemoración, la semana pasada, del V Centenario de su fundación. El Hospital de Dolores fue la primera institución benéficosanitaria que se instaló en la Isla y a día de hoy sigue siendo la única que durante cinco siglos se ha dedicado a la atención sanitaria de manera ininterrumpida, pues la misma bula obligaba a construir otro hospital de beneficencia en La Laguna, con el mismo nombre, aunque en él no hay enfermos desde hace una década. Ahora es la biblioteca municipal. El primitivo hospital se levantó donde ahora están la Recova y el Teatro Chico. Allí también se empezó a recoger a niños abandonados y hasta que hace unos años cambió el nombre por el de Díaz Pimienta, la calle trasera del teatro se llamaba calle de la Cuna, porque allí estaba el torno donde se colocaba a los expósitos. En 1837 el Hospital de Dolores es trasladado al monasterio de Santa Águeda, antiguo convento de las monjas clarisas, donde aún hoy sigue en pie y dedicado a la asistencia de crónicos.