4 mujeres mueren a manos de sus parejas en una jornada negra de violencia de género

26/02/2008

Cuatro mujeres más, y van ya 15 desde comienzos de este año -16 según algunos registros de las organizaciones feministas- murieron en las últimas horas en distintos puntos de la geografía española víctimas de la violencia machista. Las cuatro fueron asesinadas presuntamente por sus parejas o ex parejas.

En Madrid, una joven boliviana de 22 años, Laura M.I., murió acuchillada al parecer por su novio, Néstor Wilfredo V.S., de 29 años y la misma nacionalidad. Ambos convivían en un piso del barrio madrileño de Lavapiés donde tuvieron lugar los hechos.

El novio fue detenido horas después por la policía tras confesarse autor del apuñalamiento. El cadáver de la chica presentaba tres puñaladas, dos en el tórax y una en el abdomen. Fue localizado poco antes de la madrugada del lunes, según las indicaciones del presunto asesino.

Después de la agresión, Néstor Wilfredo se infirió heridas de poca importancia en las muñecas, en un supuesto intento de cortarse las venas. Se había trasladado a otra vivienda en la calle Santa María de la Cabeza. Una vecina alertó al servicio de emergencias 112 y agentes de la Policía Nacional y efectivos del servicio de emergencias del SUMMA atendieron al hombre y le tomaron declaración. Según la Policía, no constaban denuncias previas por violencia de género contra el agresor.

En plena calle

En Cádiz el homicidio tuvo lugar en plena calle. Una mujer de 49 años falleció este martes en una céntrica vía de El Puerto de Santa María , también a causa de las puñaladas propinadas por su ex marido, con quien se enzarzó en una pelea cuando se encontraba en un establecimiento comercial. El ayuntamiento portuense ha decretado una jornada de luto oficial y se han convocado concentraciones de protesta.

Fuentes del servicio de emergencias 112 explicaron que el suceso se produjo sobre las 15 horas de la tarde. María Antonia M. J. se encontraba en ese momento en el interior de un establecimiento de comida preparada cuando fue sorprendida por su ex marido, identificado como J.L.G.R. y de 56 años, con el que inmediatamente comenzó una discusión.

La pelea, según relataron algunos testigos, fue subiendo de tono y él asestó diversas puñaladas por la espalda con un arma blanca a la mujer. Los mismos testigos, que indicaron que el agresor tenía al parecer una orden de alejamiento, alertaron a un centro sanitario privado que se encuentra en la misma calle, a escasa distancia del lugar. A pesar de la rápida reacción y el traslado inmediato de la víctima a un hospital, la mujer había perdido mucha sangre y falleció en el trayecto.

Fuentes de la Policía explicaron que el agresor no huyó tras apuñalar a su ex pareja, sino que permaneció en el establecimiento retenido por los dueños del mismo. Fue detenido y trasladado a las dependencias policiales a espera de pasar a disposición judicial durante la jornada del miércoles.

La jornada negra siguió con otra muerte en la localidad valenciana de Cullera. Una mujer de 44 años falleció tras resultar gravemente herida por los disparos realizados por su ex pareja.

Los hechos ocurrieron poco antes de las 17 horas, cuando la mujer fue agredida por su ex compañero, sobre el que pesaban dos órdenes de alejamiento. Los facultativos que acudieron al lugar no pudieron hacer nada por salvar la vida de la víctima. Efectivos de la policía local de Cullera procedieron a la detención del presunto asesino.
Cuarta víctima en Valladolid

La mujer muerta hoy tras recibir varios disparos en la calle Vicente Mortes de Valladolid y el hombre hallado muerto, también con un tiro, en una casa de la misma calle, habían estado veinte años casados y hacía unos dos años y medio que se habían separado, han explicado vecinos de la zona.

Uno de los vecinos ha precisado que la ex pareja tenía cuatro hijos, con edades comprendidas entre 18 y 24 años, y que desde su separación ella vivía en la calle Ebro, aunque seguía acudiendo a la zona de Huerta del Rey, donde se sitúa la calle Vicente Mortes, para tomar café con unas amigas que residen allí.

Uno de los habitantes de esta zona ha definido a la mujer, M.J., como abierta y simpática y ha descrito a su ex marido como una persona de trato cordial, pintor de oficio y que tenía el hábito de cuidar los jardines del barrio por afición, algo que agradecían los vecinos.

Antonia Borja, una residente en el bloque número 31 de la calle Vicente Mortes, donde fue hallado muerto el varón por arma de fuego, ha explicado que oyó disparos y que bajó por la escalera del inmueble para dirigirse a la calle, momentos en que oyó uno o dos disparos, al parecer en el piso primero A, donde más tarde fue encontrado el varón sin vida.