30 años de la constitución del Parlamento de Canarias

CANARIAS7.ES

El Parlamento de Canarias celebra el 28 de mayo un acto institucional en conmemoración del Día de Canarias; si bien, el día que aparece como festivo en el calendario es el del 30 de mayo ya que se trata de la fecha que coincide con el día en que quedó constituido el Parlamento de Canarias en su I Legislatura.

La decisión de esta celebración surgió de una proposición no de ley presentada por el diputado del Grupo Mixto, Oswaldo Brito, donde solicitaba establecer la celebración del Día de Canarias y que fue admitida a trámite por acuerdo de la Mesa del Parlamento Provisional de Canarias de 9 de febrero de 1983. En marzo de ese mismo año se celebró el debate parlamentario, del que surgió la iniciativa final de hacer coincidir la fecha con la constitución del Parlamento de Canarias, una propuesta del Grupo Socialista aprobada por unanimidad.

Tras el triunfo del PSOE en las elecciones autonómicas de 1983, Pedro Guerra Cabrera, quien también había presidido el Parlamento provisional, resultó elegido como presidente del Parlamento regional en su I Legislatura. Ya han pasado 30 años desde ese acontecimiento y nos encontramos en la VIII legislatura. La Cámara autonómica ha estado presidida por Pedro Guerra Cabrera (I legislatura 1983-1987), Victoriano Ríos Pérez (II y III legislaturas 1987-1991 y 1991-1995), José Miguel Bravo de Laguna Bermúdez (IV y V legislaturas 1995-1999 y 1999-2003), Gabriel Mato Adrover (VI legislatura 2003-2007) y, actualmente, Antonio Castro Cordobez que ha presidido la VII legislatura y los dos años que están a punto de cumplirse de la actual, la VIII legislatura.

En estos 30 años que ahora celebramos, son muchas las decisiones de gran calado que se han tratado en el interior de la Cámara legislativa de Canarias, que han marcado el devenir político, económico y social de las Islas y de todos sus ciudadanos. Una trayectoria marcada por el diálogo, la búsqueda de consensos y, como no, la pugna política dentro de los cauces democráticos, que ha permitido consolidar la labor de la institución y su papel fundamental para asegurar los derechos, las libertades y la igualdad de los canarios ahora y de cara al futuro.

La actividad en la Cámara legislativa es muy amplia y va desde preguntas orales o por escrito, preguntas de iniciativa popular, proposiciones no de ley, proposiciones de ley, comisiones, resoluciones, etc., y por supuesto, la aprobación de iniciativas legislativas. En ese sentido, durante los 30 años de historia del Parlamento de Canarias se han aprobado un total de 317 leyes que tras intensos debates y modificaciones han visto la luz para ir marcando el devenir y desarrollo del Archipiélago durante su autonomía.

El Parlamento es el órgano representativo del pueblo canario y está constituido por 60 diputados autonómicos elegidos por sufragio universal, directo, igual, libre y secreto.

Para la designación se tienen en cuenta aquellas listas de partido o coalición que hubieran obtenido el mayor número de votos válidos de su respectiva circunscripción electoral y las siguientes que hubieran obtenido, al menos, el 30 por 100 de los votos válidos emitidos en la circunscripción insular o, sumando los de todas las circunscripciones en donde se hubieran presentado, al menos, el 6 por 100 de los votos válidos emitidos en la totalidad de la Comunidad Autónoma. Los diputados representan a cada una de las islas. Cada isla constituye una circunscripción electoral y los diputados son elegidos para un período de cuatro años, llamado legislatura. El reparto de escaños entre las siete circunscripciones refleja un equilibrio insular entre provincias y entre islas dentro de cada provincia canaria. El artículo 9.3 de este Estatuto establece que el número de miembros del Parlamento de Canarias puede oscilar entre 50 y 70. La Disposición Transitoria Primera 1 lo fija en sesenta, cuya distribución responde a lo que se denominó la triple paridad, esto es, igual número de diputados entre las islas de ambas provincias (30-30); igualdad entre las islas capitalinas y las demás (también 30-30); y, por último, igual número de diputados entre las islas capitalinas (15-15), con la intención de evitar posibles desequilibrios interinsulares. El Parlamento, que se constituye dentro de los treinta días siguientes a la celebración de las elecciones, elige en la primera sesión de la legislatura, y por mayoría absoluta de sus miembros, un presidente, dos vicepresidentes y dos secretarios, quienes constituyen la Mesa del Parlamento.

La Cámara, que como recoge el Estatuto de Autonomía en su artículo 3.2 tiene su sede en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, se reúne anualmente en dos períodos ordinarios de sesiones, de 120 días cada uno, de de febrero a mayo y de septiembre a diciembre, ambos inclusive.

El Parlamento funciona en Pleno y Comisiones y dispone de un Reglamento en el que se determina el régimen de las sesiones, la formación de Grupos Parlamentarios y el funcionamiento de la Diputación Permanente, así como otras cuestiones que afecten a los procedimientos legislativos y de control político.

Los acuerdos se toman por mayoría simple, a excepción de los casos en los que el Estatuto establezca otro sistema de mayorías. Sin embargo, cuando al menos dos tercios de los Diputados representantes de una isla se opusieran en el Pleno a la adopción de un acuerdo por considerarlo perjudicial para la misma, el asunto se pospondrá a la sesión siguiente.

Las funciones del Parlamento regional se recogen también en el Estatuto de Autonomía de Canarias y son: a) Ejercer la potestad legislativa de la Comunidad Autónoma. b) Aprobar los Presupuestos de la misma. c) Controlar políticamente la acción del Gobierno canario. d) Designar, de entre sus miembros y para cada legislatura de las Cortes Generales, a los Senadores representantes de la Comunidad Autónoma de Canarias, asegurando, en todo caso, la adecuada representación proporcional. La aceptación de su designación comportará la renuncia a su condición de diputado autonómico. e) Solicitar del Gobierno del Estado la adopción y presentación de proyectos de Ley, y presentar directamente proposiciones de ley ante las Cortes Generales, de acuerdo con el artículo 87.2 de la Constitución. f) Interponer recursos de inconstitucionalidad y personarse ante el Tribunal Constitucional en los supuestos y en los términos previstos en la Constitución. g) Cualesquiera otras que le asigne la Constitución, el Estatuto o las leyes.

El Estatuto de Autonomía de Canarias se modificó a través de la Ley Orgánica 4/1996, de 30 de diciembre. Dicha reforma afectó al Estatuto originario ya que amplía al máximo el marco competencial, califica a Canarias como nacionalidad, introduce el concepto archipielágico en el ámbito territorial y modifica algunas de las instituciones de autogobierno como el propio Parlamento de Canarias, mediante la creación de la Comisión General de Cabildos Insulares o la clarificación del sistema electoral, la Audiencia de Cuentas o el Consejo Consultivo, entre otras. El Parlamento de Canarias para realizar la función de control de las cuentas de la Comunidad se auxilia de la Audiencia de Cuentas de Canarias, órgano dependiente del Parlamento que, por delegación de éste, realizará las funciones de fiscalización externa de la gestión del sector público de la Comunidad y ejercerá el examen y comprobación de la Cuenta General, que refleja la ejecución del Presupuesto. Una Ley del Parlamento de Canarias regulará su organización y funcionamiento.

El Diputado del Común o Defensor del Pueblo es el alto comisionado del Parlamento de Canarias y es otra las instituciones nacidas al calor del Estatuto de Autonomía. Su función radica en defender a los ciudadanos de los posibles abusos de la Administración.

Su nombre, Diputado del Común, proviene de la tradición canaria de los Procuradores del Común y Personeros de los siglos XVI, XVII y XVIII, como representantes directos de los vecinos en los Cabildos, que acabaron adoptando el nombre de Diputados del Común. Es un órgano unipersonal auxiliado por dos adjuntos, y su sede se encuentra en Santa Cruz de La Palma.

La labor legislativa del Parlamento de Canarias se apoya en el Consejo Consultivo de Canarias como supremo órgano consultivo de la Comunidad Autónoma encargado de dictaminar sobre la adecuación constitucional y estatutaria de los proyectos y proposiciones de ley. El Consejo Consultivo de Canarias es un organismo previsto en el Estatuto de Autonomía y fue creado en 1984 y modificado en el 2005. Su función principal consiste en analizar y comprobar si las leyes o actos gubernativos canarios se atienen al Estatuto de Autonomía o a la Constitución. Tiene un carácter técnico y sus efectos no son vinculantes. Sólo actúa y aconseja cuando se lo solicita el Parlamento Canario o el Gobierno. Su sede se encuentra en el municipio de La Laguna, en la Casa Montañés. Está compuesto por siete miembros, designados cuatro a propuesta del Parlamento y los otros tres por el gobierno. Todos son nombrados por el Presidente de la Comunidad.

En virtud de la modificación del Estatuto de Autonomía de Canarias en 1996 los Cabildos Insulares participan en el Parlamento a través de la Comisión General de Cabildos Insulares, que tiene funciones consultivas e informativas. Otro hito que ha protagonizado el Parlamento de Canarias en 1996 es la publicación de la Ley de Iniciativa Popular por la que se regulan las iniciativas legislativas propuestas por los colectivos de ciudadanos canarios. Se han presentado diferentes iniciativas, que han versado sobre cuestiones tan relevantes como la vivienda, la reorganización universitaria, las retribuciones del profesorado o la preservación de algunos espacios naturales como el Rincón o Veneguera.

UNA SEDE EMBLEMÁTICA La sede del Parlamento de Canarias está ubicada en la céntrica calle de Teobaldo Power de Santa Cruz de Tenerife, un edificio proyectado en 1883 por el arquitecto Manuel de Oraá. La arquitectura de este edificio ha demostrado su versatilidad funcional que siempre ha servido y sirve para un tan noble.

Es evidente que el edificio de Manuel de Oraá no siempre fue la casa de la cámara legislativa. Primero fue la sede de la Sociedad Musical Santa Cecilia, hasta que en 1982 se instala el Parlamento Provisional de Canarias y los magistrados de la Audiencia, compartiendo el edificio con los acordes de los estudiantes del Conservatorio de Música.

Durante los dos años siguientes, el Conservatorio iría abandonando paulatinamente las dependencias que aún ocupaba. Esta situación se mantiene hasta que el edificio se convierte en sede definitiva y exclusiva del Parlamento de Canarias. Para enfrentarse a sus nuevos cometidos, ha ido experimentando numerosas remodelaciones que siempre cuidaron y potenciaron los aspectos históricos y artísticos de la sede de la Cámara Autonómica.

La imagen actual del salón de plenos no corresponde a la de antaño. Así, durante la segunda legislatura, 1987-1991 se llevó una amplia reforma del hemiciclo del Parlamento, por lo que sus señorías pasaron a celebrar las sesiones plenarias en el salón de actos de la sede central de CajaCanarias (1990). Por necesidades de espacio el Parlamento incorporó un nuevo edificio para asegurar el funcionamiento del organismo. Se trata del edificio de la antigua fábrica de tabacos El Águila, situada entre la calle Pérez Galdós esquina Suárez Guerra, un edificio que fue encargado a Manuel Pisaca, de estilo ecléctico, en enero de 1923; también es conocido como el edificio La Tarde, ya que albergó a este periódico durante años, hasta su cierre. A continuación pasó a ser la sede de los Grupos Parlamentarios.

Los problemas de espacio se siguieron sucediendo, por lo que el Parlamento regional acordó en junio de 1992 su ampliación previa construcción de un nuevo edificio anexo a la sede antigua, y en confluencia con la calle Castillo. En este nuevo edificio acoge a los grupos parlamentarios, nuevas salas de comisiones, espacios administrativos y también pone al servicio de los ciudadanos, hacia el exterior, la sala Estatuto de Autonomía, en la que se acogen de forma permanente numerosas exposiciones y actos públicos.

UNA GALERÍA ARTE La sede del Parlamento de Canarias alberga en su interior numerosas joyas artísticas, bienes patrimoniales y de interés cultural. La majestuosidad arquitectónica de la propia entrada principal del edificio está acompañada en su patio por la escultura Vientos de Canarias, una espiral obra de Martín Chirino. Igualmente, otra obra de Chirino flanquea la facha del edificio de ampliación del Parlamento, una gran espiral que no pasa inadvertida, denominada Sueños Canarias 2000.

Para disfrutar de las obras más valiosas hay que adentrarse en el salón de Plenos y fijarse en los dos cuadros del pintor palmero Manuel González Méndez, que flanquean la mesa de la Presidencia. Si miramos al cielo, también el visitante podrá admirar el fresco de la bóveda del Salón de Plenos realizado por Verdugo, Bonnin, Crosa y Romero. Obras pictóricas de artistas como César Manrique, Pedro González, Lola Massieu o Martín González cuelgan de las paredes del Parlamento de Canarias, además de un plano original del edificio principal de cuando el arquitecto Manuel de Oraá proyectó el edificio en 1883.

También destaca en la Sala Constitución de 1978 una gran pintura del Puerto de Santa Cruz de Tenerife. Los retratos de los ex presidentes de la Cámara se exponen en la Sala de los Presidentes. Pepe Abad está presente con sus singulares esculturas en la entrada administrativa de la Cámara, donde se representan las islas del Archipiélago. El Parlamento de Canarias, desde sus inicios, ha venido efectuando una labor de protección de las artes plásticas que ha supuesto la acumulación de diversas piezas pertenecientes a jóvenes artistas o respaldando con su adquisición a figuras de reconocimiento.

Pero cualquier rincón del edificio parlamentario puede sorprender a quienes lo visiten, desde los pomos de puertas, grabados, esculturas, cuadros, alfombras persas, los propios pasamanos y barandas de las escaleras, monedas, mapas, platos, medallas y un sinfín de objetos llamativos.

APERTURA PARA FAVORECER LA PARTICIPACIÓN La Cámara Legislativa está empeñada en intensificar su visibilidad a los ciudadanos. Para ello se han iniciado diferentes campañas dedicadas al conocimiento del Parlamento, no sólo a destinadas a difundir sus funciones, sino incentivar las visitas al edificio, conocer su interior, e incluso poder asistir a sesiones plenarias y ver en directo cómo se suceden los debates parlamentarios. Desde hace ocho años se llevan a cabo las Jornadas de Puertas Abiertas, donde los visitantes pueden realizar visitas de entre 15 a 30 minutos a la sede de la cámara, acompañados por un funcionario, o realizar una visita guiada en la que se explica el arte e historia del edificio de una manera amena y de fácil comprensión. Las visitas pueden ser de grupos organizados, escolares y asociaciones, entre otros. El Parlamento también ha habilitado un recorrido para que las personas con movilidad reducida puedan asistir a las sesiones plenarias.

El 24 de febrero de 2006 se celebró el primer pleno juvenil de la historia del Parlamento, en esa apuesta por acercar la importancia de la actividad legislativa a este sector de la población e implicarlos de forma actividad en su futuro. Y si los jóvenes cobran gran importancia para el Parlamento regional no son menos los pequeños. El Parlamento en las Aulas es la campaña iniciada en el 2009 para impulsar la difusión de la Cámara legislativa entre los colegios, a fin de fomentar el conocimiento y la importancia de la participación en la sociedad y en la toma de decisiones. Conoce tu Parlamento ha sido otra de las apuestas de la Cámara legislativa dirigida a los colectivos vecinales. Para ello, el Parlamento firmó acuerdos con las empresas de transporte aéreo y marítimo a fin de facilitar el acercamiento de los colectivos de todas las Isla hacia la sede de la Cámara. Las nuevas tecnologías no han pasado desapercibidas en el Parlamento de Canarias que cuenta con presencia en la red Twitter, superando los 3.000 seguidores , lo que sitúa a la Cámara regional canaria como la tercera del Estado con más presencia en la citada red social.

ILUSTRES EN EL PARLAMENTO A lo largo de su historia, el Parlamento de Canarias ha sido el anfitrión de visitas ilustres. La más importante fue la de Sus Majestades los Reyes de España, que en abril de 1990 visitaron por primera vez la sede parlamentaria, antes de su remodelación. Una segunda visita de Sus Majestades coincidió con la inauguración de la exposición de los 100 años de la primera visita Real a Canarias, por Alfonso XIII en 1906.

Dicha exposición se realizó en noviembre de 2006 donde se recogió más de 300 imágenes de las visitas a Canarias de miembros de la Casa Real. Asimismo, el Rey, D. Juan Carlos I recibió la primera medalla de Oro que concede el Parlamento de Canarias.

La Medalla de Oro del Parlamento de Canarias se creó en 2006 para reconocer la labor de personalidades e instituciones públicas y privadas que se distinguieran especialmente por su labor a favor de la Cámara y con la Comunidad Autónoma.

Su alteza real el Príncipe de Asturias también ha protagonizado el capítulo de visitas ilustres a la Cámara legislativa, la cual se realizó en 1997.

El Parlamento de Canarias ha acogido a lo largo de sus 30 años de historia a personajes de todos los ámbitos, políticos de rango mundial, económicos, comunitarios, deportivos, escritores, delegaciones diplomáticas y parlamentarias de otros países, ministros, presidentes del Senado y Congreso de los Diputados, autoridades civiles, militares y religiosas, cumpliendo así su idiosincrasia de ser una casa abierta para todos. Uno de los presidentes que visitó la sede parlamentaria fue el de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, en el año 2000. Otro presidente al que se recibió fue el de la República de Portugal, Mario Soares, que pasó por la Cámara en 1994.

También se acogió la visita de la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, en 2001. La sede de la Cámara legislativa acogió además a José Bono y Luisa Fernanda Rudi, en calidad de presidentes del Congreso de los Diputados.

SALA DE EXPOSICIONES Los ciudadanos canarios y sus visitantes tienen a su disposición la Sala Estatuto de Autonomía, en la santracucera calle del Castillo. Un espacio abierto para la expresión cultural. En ella se acogen muestras artísticas y presentaciones. Asimismo, es el lugar escogido para la realización del belén del Parlamento, incluido en la ruta de belenes de la ciudad, donde se calcula que cada día ha pasado una media de 1.500 personas.

Sin duda una de las muestras más importantes que ha acogido la sala ha sido la del Centenario de la primera visita Real a Canarias, la cual salió incluso hacia otras islas del Archipiélago.

Galdós y la Educación: de la ilustración al realismo, Fotobiografía, de Gabriel García Márquez; Momentos; El Ilustrado José Viera y Clavijo en el bicentenario de su fallecimiento son otras de las muestras expuestas en la sala de arte del Parlamento canario, donde también han entrado otra tan singular como la titulada Barbie se viste de Reina del Carnaval, del diseñador Frank Romero.

El edificio de la Cámara Legislativa no ha dejado de lado su pasado musical y buena muestra de ello son los conciertos de villancicos, de Cámara o la presentación de la serie musical Peers Music.