2.700 millones a favor de Tenerife

B.H./J.Q.

La aportación pública al Valor Añadido Bruto (VAB) de Tenerife entre 2007 y 2013 superó en 2.735 millones a la de Gran Canaria, según los datos registrados en el Informe anual de la economía canaria de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE). La patronal rechaza las palabras del presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, sobre el desequilibrio que perjudica a Tenerife.

La Confederación niega el desequilibrio a favor de Gran Canaria que denuncia el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, y que esta misma semana respaldó el presidente del Gobierno autonómico. La patronal de Las Palmas recoge en su análisis anual referido a 2015 que en el acumulado entre los ejercicios de 2007 y 2013 -los años de la crisis-, la aportación pública ha sido siempre a favor de Tenerife, diferencia que en 2010 alcanzó la cifra más alta -518.000 euros-. El total de esta partida -que incluye gastos, inversión, etc. para conceptos como educación, sanidad, actividades artísticas, entretenimiento y otros- superan los 2.735 millones de euros. Ante estas cifras, los dirigentes empresariales han mostrado su «extrañeza» por las manifestaciones del jefe del Ejecutivo regional y califican «como un error» sus palabras en las que anuncia que las diferencias de inversión entre islas se van a corregir. Para la patronal de Las Palmas, los datos se deben valorar en un «periodo temporal amplio» y agregan que «esta guerra no la hemos iniciado nosotros, sino el Cabildo de Tenerife». Los datos, que proceden del Instituto Canario de Estadística (Istac), indican que la Comunidad Autónoma ha perdido en los siete años analizados y que corresponden al periodo de crisis, un total de 1.000 millones del VAB total, ya que pasa de 37.495 millones en 2007 a 36.497 en 2013. En este cómputo, Gran Canaria es la Isla que más pierde, en torno a 600 millones. Además, la Confederación Canaria de Empresarios ahonda en estas cifras para indicar que existe un «evidente» sobrepeso del sector público en Tenerife y un «claro desequilibrio» en favor de esta Isla. Así, agrega que la aportación de las administraciones públicas al VAB de Tenerife entre 2007 y 2013 pasó de 3.680 millones al inicio de la crisis a 4.125 en el último ejercicio analizado, es decir, un total de 400 millones más en estos años. Y exactamente el doble que en Gran Canaria donde, según las cuentas de la CCE, la aportación pública pasó de 3.453 millones a 3.697 millones, es decir que creció en 200 millones a lo largo de los siete años analizados.