Salmorejo de pimientos de piquillo / c7

Receta de la semana

Salmorejo de pimientos de piquillo

Esta semana te proponemos una sabrosa receta, llena de beneficios para nuestra salud y que sin duda, nos ayudará a lucir una sonrisa más bonita

Vanesa Delgado
VANESA DELGADO Las Palmas de Gran Canaria

Nada mejor que un plato fresco de entrante en los meses de verano. Gazpachos, sopas frías o salmorejos, componen un auténtico mapa de las delicias en la época estival y, si además nos nutren y nos aportan beneficios a nuestro organismo como éste salmorejo de piquillos, estaremos cuidándonos sin renunciar al sabor.

En la receta de hoy encontrarás pimientos, ricos en vitamina C y con un alto poder antioxidante. Además, esta hortaliza se encarga de proteger nuestros huesos y nuestros dientes. También contiene vitamina A y son fuente de colágeno y de glóbulos rojos y con su consumo, estaremos creando una auténtica resistencia ante infecciones.

Para esta receta, los hemos empleado en conserva, porque la mejor época para su recolección es la estación de otoño. Gracias a este modo de conservación, podemos disfrutarlos el resto del año que seguirán intactos y con su carne fina, compacta y dulzona. Además, asarlos no es tarea sencilla, ya que esta variedad, no debe humedecerse durante su cocción.

Esta receta también contiene una cantidad generosa de tomates, con lo que estaremos incrementando la trinidad de vitaminas fundamentales que aporta. Estas son la vitamina A, C y la E, todas con incidencia en el sistema inmune. Es por esto que se trata de una fruta rica en antioxidantes, lo cual siempre es positivo.

Llena de sabor, color y sonrisas, tus menús de verano con este salmorejo. Seguro que triunfarás.

Ingredientes para hacer un sabroso salmorejo de pimientos de piquillo

  • 1 kg de tomates maduros variedad pera

  • Un diente de ajo

  • 200 g de pimientos de piquillo D.O Navarra

  • 80 ml de aceite de oliva virgen extra

  • Un cucharadita de sal gruesa

  • 50 g de pan común

Cómo hacer un sabroso salmorejo de pimientos de piquillo en 8 pasos

  1. 1

    Comenzaremos partiendo en cuatro pedazos los tomates y retirándoles el pedúnculo.

  2. 2

    Los trituraremos, bien en licuadora o bien en batidora.

  3. 3

    Una vez obtengamos esa especie de zumo o batido de tomate, reservamos en frío hasta el momento de emplearlo en la receta. Si quieren un resultado más fino al final de la receta, pueden pasar por un colador de rejilla este zumo.

  4. 4

    En una batidora, preferiblemente de vaso, incorporaremos el resto de ingredientes. Para ello, escurriremos los pimientos del agua en la que vienen en la conserva, antes de incorporarlos a la batidora.

  5. 5

    Seguidamente añadiremos el diente de ajo, retirándole previamente el germen central y el pan.

  6. 6

    Verteremos el aceite de oliva y la sal y batiremos hasta conseguir una especie de puré de un súper intenso color rojo.

  7. 7

    Añadiremos a la batidora, el zumo de tomate que teníamos reservado y volveremos a batir. Por el efecto del aceite, comprobarán que la mezcla emulsiona y el resultado final, serán un puré muy fino, de una textura sedosa

  8. 8

    Una vez terminado, verteremos el contenido en un recipiente de cristal y mantendremos en frío unas 4 horas como mínimo, antes de consumirlo.

Pasos de la receta / C7

«La sonrisa en tu plato» es una iniciativa de la  Fundación Canaria Dental para promover la salud bucodental en nuestra provincia, desarrollada en colaboración con el  Colegio de Dentistas de Las Palmas y Canarias7.

Recuerda que, durante todo el año y, especialmente en verano, es importante mantener una dieta saludable y nutritiva, aprovechando las propiedades de los alimentos de temporada, entre ellos, verduras y frutas ricas en agua, como el melón y la sandía, que contienen más del 90% de agua; o en  vitamina C, como pimientos rojos, perejil, brócoli, kiwi, naranja, uva, fresas, albahaca, caqui o papaya; ácidos grasos omega-3, presentes en pescados azules y en aceites de pescados, mariscos, semillas y hojas verdes, ayudan a prevenir la aparición de caries y la inflamación gingival; los lácteos, ricos en calcio, aumentan la resistencia del esmalte dental ante las agresiones externas, y alimentos ricos en fósforo, que son clave para la formación ósea y dental, entre ellos, las legumbres, los huevos y otros productos de origen animal.