Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 24 de abril
John Vriethoff, propietario del restaurante. C7
El Cortijo de San Ignacio: el mejor restaurante para disfrutar en familia
Restaurantes

El Cortijo de San Ignacio: el mejor restaurante para disfrutar en familia

Este oasis de paz y buen comer, con grandes espacios abiertos y una cocina excepcional, ha recuperado su esplendor de antaño, gracias a la decidida apuesta del empresario John Vriethoff

CANARIAS7

Telde

Martes, 26 de marzo 2024, 22:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cuando uno piensa en salir a disfrutar de un agradable rato de gastronomía y familia, donde los niños puedan corretear a su aire y los padres experimentar el placer del momento con la seguridad de que todo está controlado, y además la comida es de primera, los lugares en Gran Canaria se reducen de manera considerable. Es normal, no hay muchas opciones que reúnan todos estos requisitos, pero existen. El Cortijo de San Ignacio, uno de los más emblemáticos, ha recuperado su excelencia y ha redoblado esfuerzos para ello, además de estar en un punto perfecto, tanto para los que acuden de la capital como para los comensales que llegan desde el sur, sin contar a los viajeros que necesitan un restaurante a pocos minutos del aeropuerto.

Una amplia oferta en su cocina convierten la experiencia gastronómica en un éxito.
Imagen principal - Una amplia oferta en su cocina convierten la experiencia gastronómica en un éxito.
Imagen secundaria 1 - Una amplia oferta en su cocina convierten la experiencia gastronómica en un éxito.
Imagen secundaria 2 - Una amplia oferta en su cocina convierten la experiencia gastronómica en un éxito.

Tras la dura etapa de la pandemia, donde el sector de la hostelería fue uno de los principales afectados por las cuestiones obvias y ya de sobra conocidas, El Cortijo de San Ignacio tuvo que reinventarse para retomar el pulso y el rumbo. Es entonces, cuando en noviembre de 2023, el reconocido empresario del sector, John Vriethoff, asume el control total del restaurante para la puesta a punto, labor que realiza a destajo hasta conseguir el añorado nivel de siempre. «Es en ese mes cuando se incorpora a la cocina Nathan Merlin, al que conocía perfectamente porque trabajamos muchos años juntos en Las Palmas de Gran Canaria. Es a partir de ahí cuando conseguimos dar un rumbo, tanto a la cocina como al servicio. Una amistad culinaria que ahora continuamos en este gran restaurante», afirma Vriethoff.

Los diferentes espacios del restaurante lo hacen un lugar muy confortable para cualquier evento.
Imagen principal - Los diferentes espacios del restaurante lo hacen un lugar muy confortable para cualquier evento.
Imagen secundaria 1 - Los diferentes espacios del restaurante lo hacen un lugar muy confortable para cualquier evento.
Imagen secundaria 2 - Los diferentes espacios del restaurante lo hacen un lugar muy confortable para cualquier evento.

Una mejora considerable y palpable, pues «ahora tenemos a gente más capacitada y profesional en la cocina. Yo me he implicado mucho más, hemos hecho cambio de carta, estamos trabajando muy bien las carnes, los entrantes clásicos... y centrándonos en eventos. Un esfuerzo mayor teniendo en cuenta que debemos ofrecer el máximo nivel pese al estado de abandono de El Cortijo, que no ayuda».

El chef de esta nueva etapa, Nathan Merlin, destaca la oferta gastronómica de El Cortijo de San Ignacio, «desde los platos tradicionales de la cocina canaria, hasta el tartar de atún, con aguacate canario. Un crujiente de algas, carnes al vacío, a la brasa, contando también con pescados, como el cherne a la brasa, que triunfa. Además de las sugerencias, que siempre hay buenas opciones. El secreto ibérico a la brasa, con hummus de remolacha y chimichurri, por ejemplo, se ha convertido en un clásico. Además, tenemos unos arroces que también salen bastante».

Las familias, en su paraíso

Otros de los puntos fuertes de este restaurante es su gran apuesta para que todos los miembros de la familia estén felices, ya sean niños, adultos o abuelos. «Me encanta ver a los niños correr, y que no estén en una mesa con los teléfonos de los padres. Por eso aquí tenemos una ludoteca, donde los acompañará nuestra compañera Irune Castro, espacio para correr, jugar con la pelota... se lo pasan en grande, al igual que los padres, que pueden disfrutar con la seguridad de tenerlos felices y controlados, además de despegarlos de la pantalla», celebra el propietario, en cuyo restaurante se pueden sentar unos 150 comensales.

Los niños tienen múltiples opciones de ocio en el restaurante.
Imagen principal - Los niños tienen múltiples opciones de ocio en el restaurante.
Imagen secundaria 1 - Los niños tienen múltiples opciones de ocio en el restaurante.
Imagen secundaria 2 - Los niños tienen múltiples opciones de ocio en el restaurante.

Con este animado panorama, Jonh se marca algunos objetivos claros, a corto plazo. «Queremos potenciar la oferta entre semana, aprovechando nuestra privilegiada ubicación y el fácil aparcamiento, para atraer a esas comidas de negocio. Los fines de semana la apuesta seguirá siendo por las comidas familiares, que siempre han funcionado muy bien». Aunque sin duda, la mejor de las noticias es el regreso a su máximo nivel de un restaurante fundamental en Gran Canaria, algo que tantas familias celebran.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios