c7

El esperadísimo Kabuki Gran Canaria ya es una realidad: la alta cocina japonesa llega a la isla

El prestigioso grupo elige el Lopesan Costa Meloneras para su segundo proyecto en Canarias, tras el éxito experimentado en el Kabuki Tenerife, que cuenta con una estrella Michelin y dos soles Repsol

José Luis Reina
JOSÉ LUIS REINA Maspalomas

Era una fecha marcada en el calendario por todos los amantes de la cocina nipona, y ese día al fin llegó. Costa Meloneras recibe con honores al grupo Kabuki, sinónimo de excelencia y de grandes éxitos. El escenario que ha elegido no puede ser mejor: el formidable Lopesan Costa Meloneras. Y allí, en este nuevo restaurante que impulsa a la isla en materia gastronómica, el comensal podrá deleitarse mientras disfruta de unas envidiables vistas al mar y al faro de Maspalomas.

Al frente de la cocina estará el grancanario David Rivero, que regresa a su isla tras el éxito experimentado en Kabuki Tenerife. «Estoy muy contento de regresar a mi isla después de muchos años fuera. Estuve doce años en Tenerife, de los cuales diez fueron en el Kabuki Abama».

Rivero no duda en afirmar que esos años, de plena formación hasta llegar a liderar la cocina del prestigioso restaurante con estrella Michelin y soles Repsol, fueron «los mejores años de mi vida. Hicimos un equipazo y una familia Kabuki muy importante. Y eso es lo que vamos a tratar de hacer aquí, para que la experiencia del comensal sea inolvidable».

Nuevos productos

El cocinero se apoya mucho en los productores locales, y así lo quiere seguir haciendo en Gran Canaria. «Voy a tratar de conseguir aquí un proveedor de algas, que está en proceso de investigación, utilizaré el camarón soldado de Mogán, que allí se me dificultaba conseguirlo y seguiremos tratando de conseguir producto local de la máxima calidad para desarrollar los platos».

David Rivero ha crecido profesionalmente con Kabuki, con ellos se formó desde muy joven y se ha convertido en uno de los referentes de la cocina japonesa a nivel nacional. «Kabuki es mi vida. Nací con ellos, me crié con ellos y he evolucionado con ellos. Daniel Franco es uno de los pilares que he tenido en Kabuki. Hacíamos doce o trece horas en el restaurante, y si no hay buen ambiente, a este nivel, se haría muy difícil».

Un éxito para la isla

La llegada del Kabuki Gran Canaria a la isla supone todo un éxito tanto a nivel insular como regional. Pero por encima de todo, es un reto para tratar de cumplir las altas expectativas que está generando la apertura. «Venimos con muchas ganas de demostrar lo que sabemos hacer, ha sido muy difícil el traslado, sobre todo en materia de personal, donde cuesta mucho conseguirlo cualificado. Estoy intentando formar un equipo desde cero, y eso requiere tiempo. Me he traído a un chico del Kabuki de Málaga, con altos conocimientos en corte y técnica japonesa. El sushi es algo que requiere mucho tiempo de trabajo, de formación, de viajar a Japón, de ver vídeos, de leer… para llegar a eso niveles necesitaremos un tiempo».

El confortable restaurante donde se encuentra Kabuki Gran Canaria está pensado para que la experiencia sea completa. Desde la magia detrás de la barra, donde David y su equipo deleitan con su técnica de corte y elaboración, hasta el salón con una de las mejores vista de la isla.

El menú, de momento, uno ejecutivo en turno de día, y un menú degustación nocturno con una carta que irá creciendo poco a poco. «Vamos a hacer una apuesta muy fuerte en cuanto a crudos, cortes finos de pescado, sashimi, nigiris sushi, que es un imprescindible de Kabuki. Es un sushi de muy alto nivel que tendremos la suerte de disfrutar en Gran Canaria».

Todo ello, por supuesto, apoyado por una importante oferta de vinos y sakes, única en la isla, para los que quieran maridar al estilo tradicional japonés.