Canarias baja los precios turísticos

25/01/2019

Las agencias de viaje nacionales piden a los hoteleros que adelanten las ofertas para el mercado peninsular si quieren mejorar las ocupaciones en el «complicado» verano que se avecina. Las reservas de plazas aéreas desde el extranjero caen un 4,4%, un descenso que se compensará, en parte, con el incremento de un 5,6% de los asientos en las rutas con península

ETIQUETAS:

Los turoperadores nacionales, arrinconados y relegados a la cola entre los aspirantes a conseguir camas en las islas en los últimos años, se han convertido en los más buscados y deseados en los 1.500 metros cuadrados que ocupa el estand de Canarias en la feria internacional de turismo Fitur que se celebra en Madrid. La apabullante demanda de los grandes mayoristas de camas para sus clientes de Reino Unido, Alemania y los países nórdicos había dejado sin apenas opciones a las agencias nacionales en el último lustro, obligadas a pujar por un puñado de plazas a precios demasiado altos para los limitados bolsillos de la familia media española.

Pero el ritmo de recuperación de turistas de Turquía, que alcanzó los 30 millones de visitantes en 2018, y en menor medida de Egipto, Túnez y Grecia, está generando ya importantes huecos en el destino canario para este verano que los hoteleros canarios quieren ocupar, al menos en parte, con el turista peninsular.

El presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (Ceav), Rafael Gallego recordaba ayer desde Madrid que la alta ocupación extranjera y la carestía de las habitaciones dejaba hasta ahora muy pocas opciones para el turismo nacional.

La cuestión ahora es si el destino canario reaccionará con la suficiente antelación para captar a los potenciales turistas peninsulares. «Los hoteleros del archipiélago esperaron a última hora el año pasado, hasta julio, para sacar ofertas, y los españoles habíamos hecho reservas en otros destinos. Esperamos que este año las cadenas empiecen a trabajar ya con las agencias para elevar las ocupaciones en las islas», agregaba Gallego.

Y en esas estaban ayer los enviados de las principales cadenas turísticas con representación en las islas. Una vez despejado el escenario de las vanidades políticas, cobró protagonismo en Fitur el trabajo puro y duro de los profesionales del sector.

Los empresarios consultados por este periódico confirmaban que el recinto ferial de Ifema vuelve a ser el ring en el que se desatan intensas negociaciones para ganar cuota en el mercado nacional en una temporada de verano que, tal y como reconoció el presidente de la sectorial turística tinerfeña Ashotel, Jorge Marichal, «viene complicada».

Desde el grupo hotelero Lopesan recalcaron también que el emisor nacional está llamado, este año más que nunca, a compensar la bajada otros mercados como el alemán, el nórdico, o el británico, este último rodeado todavía por la incertidumbre de un brexit que a falta de dos meses para materializarse ya está ralentizando las reservas.

Y aunque los empresarios insisten en que Canarias no puede ganar la «batalla de los precios» ante sus competidores del Mediterráneo, todos, reconocen que la evolución de las tarifas seguirá la línea descendente de los últimos meses. En diciembre ya habían caído un 1,4%.

En este nuevo contexto, la capacidad del destino para mantener los hilos de la conectividad cobra especial relevancia. Y al menos sobre el papel, el turismo nacional tiene vía libre aérea para crecer: las aerolíneas han reservado slots en los aeropuertos canarios que suman algo más de 3 millones de plazas aéreas entre la península y el archipiélago para este verano (entre marzo y octubre) lo que representa un incremento de un 5,6% más respecto al pasado año (162.000 plazas más).

Compensa este repunte peninsular al menos en parte el descenso de 321.000 plazas reservadas para las conexiones internacionales, lo que supone un descenso de un 4,4% de los asientos para el turismo extranjero. El archipiélago suma así para el verano un global de 10.005.915 plazas aéreas, un 1,6% menos, según los datos de Promotur, que matiza que estos pueden variar –al alza o a la baja– en función de la demanda y las necesidades de las compañías.

Precisamente ayer, la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias ponía nombres y apellidos a una de las aerolíneas llamadas a estimular el turismo nacional en este 2019: Vueling comunicó a la directora gerente de Promotur, María Méndez, que esta compañía aérea transportará a Canarias un 10% más de pasajeros este año, en relación a los transportados en 2018, cuando movió a 1.214.643 pasajeros en sus conexiones con las islas.