Borrar
Directo Los Cabildos debaten la proposición de ley de iniciativa popular de volcanes
REUTERS
De la invisibilidad de Wallace al micrófono cerrado de Stephen King

De la invisibilidad de Wallace al micrófono cerrado de Stephen King

Políticos, escritores y deportistas censuran la actitud del inquilino del Despacho Oval y su negativa a condenar el supremacismo blanco

caroline conejero

Nueva York

Miércoles, 30 de septiembre 2020, 23:52

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Chris Wallace, el prestigioso periodista de la Fox que actuó como moderador del debate presidencial, logró su objetivo sólo a medias. Antes del cara a cara del martes dijo que su intención era «ser invisible» durante la confrontación entre Donald Trump y Joe Biden delante de las cámaras, y consiguió serlo... pero únicamente después, cuando los focos del plató instalado en la Universidad de Cleveland ya se habían apagado. Los constantes ataques del líder republicano terminaron convirtiéndole en un protagonista más del debate y, desde luego, el más templado.

Buscado ayer por sus compañeros de profesión, Wallace prefirió mantenerse en un plano discreto y ahorrarse cualquier valoración sobre el bronco cara a cara, salvo para insistir en que su propósito fue en todo momento el de la invisibilidad; es decir, ejercer de moderador sin robar protagonismo a sus invitados.

El problema es que el veterano periodista no contaba con la apisonadora en que se convirtió el presidente estadounidense nada más salir al estrado. Trump repartió sus críticas entre su rival demócrata, Joe Biden, y el propio presentador, que en una ocasión le recordó que «el moderador soy yo» y en otra le invitó a ocupar su silla ante las constantes interrupciones del inquilino de la Casa Blanca.

LA CLAVE:

  • Candidata. Kamala Harris puso el discurso del republicano como ejemplo de «racismo a través de un megáfono»

El arrollador verbo de Trump, que posiblemente quiso aprovechar la gran audiencia televisiva que el coronavirus le viene negando ante la prohibición de celebrar mítines, tampoco sentó bien en otros ámbitos intelectuales. Por ejemplo, el escritor Stephen King dejó un mensaje en su cuenta de Twitter donde pidió «que le corten el micrófono cuando interrumpa».

Espectáculo «bochornoso»

Entre las reacciones al debate presidencial llama la atención la ausencia de políticos renombrados o antiguos inquilinos del Despacho Oval. Muchos prefirieron dejar pasar la situación para no calentar más un espectáculo que analistas y politólogos coinciden en calificar de «bochornoso». Sí se pronunció la candidata a vicepresidente por el partido demócrata, la senadora Kamala Harris, que se refirió al discurso del líder republicano como un ejemplo de «racismo a través de un megáfono». No obstante, Harris tendrá su propio debate electoral el próximo siete de octubre, en una confrontación con el aspirante a revalidar su cargo de vicepresidente actual, Mike Pence.

Y si bien el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie manifestó no hacer «esa lectura, aunque es prerrogativa de cada uno leerlo así», cuando Trump evitó cuestionar al supremacismo blanco, la organización Proud Boys -alineada a este movimiento de extrema derecha xenófobo- prometió ayer lealtad al actual jefe del Gobierno tras su llamada durante el debate a «mantenerse a la espera».

Deportistas

En el mundo del deporte, dominado por grandes figuras afroamericanas, la negativa del presidente a parar el supremacismo, generó abundantes críticas entre la comunidad de atletas, quienes reiteraron su determinación a votar en masa en las elecciones de noviembre. Los deportistas reaccionaron con «desconcierto» y «consternación» a las declaraciones de Trump.

El 'all-star de la NBA, Kyle Lowry, tuiteó: «Y todavía no lo dijo». Mientras, Randall Cobb, de la NFL, envió el siguiente mensaje: «Le preguntaron sobre el racismo y respondió sobre la aplicación de la ley». También el miembro del Salón de la Fama de la NFL Deion Sanders mostró su malestar hacia el debate y lo comparó con una serie de telerrealidad con una falta de nivel y de respeto «fuera de serie».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios