Choque de seguidores y detractores de Trump en Washington. / REUTERS

Trump insinúa por primera vez que habrá un nuevo Gobierno

En su comparecencia sobre la gestión de la pandemia el presidente deja caer que desconoce quién ocupará la Casa Blanca en el futuro

OLATZ HERNÁNDEZ

Donald Trump sigue sin reconocer su derrota electoral en los comicios presidenciales del 3 de noviembre. Tras su pataleta inicial, en la que calificó el proceso electoral de «fraude», el presidente de Estados Unidos ha pasado al silencio absoluto. El viernes, en su primera comparecencia pública después de los comicios, se congratuló de su gestión de la crisis del coronavirus y solo dejó entrever que podría producirse un cambio de gobierno en el país el próximo 20 de enero.

Horas antes de la intervención del actual inquilino de la Casa Blanca, los medios estadounidenses anunciaban una amplia victoria de Joe Biden por 306 votos electorales, frente a los 232 de Trump. «Pase lo que pase en el futuro, quién sabe qué Gobierno habrá... Supongo que el tiempo lo dirá, pero puedo decir que esta Administración no impondrá un confinamiento», dijo el mandatario.

Sin más menciones y en una intervención cerrada a preguntas de los periodistas, el presidente prometió que las primeras dosis de la vacuna producida por Pfizer y BioNTech se administrarán a personas en situación de riesgo en «cuestión de semanas». «Trabajaremos para darles una autorización de emergencia, que llegará muy rápido y entonces mi Administración podrá coordinar la distribución de la vacuna», señaló Trump, que destacó lo bien que ha actuado su Gobierno ante la pandemia, sobre todo con la llamada operación 'Warp Speed', para la fabricación y distribución de tratamientos contra la covid-19.

Mientras, el número de muertos y de casos diarios sigue en aumento en Estados Unidos: el viernes fueron 187.095 nuevos positivos y 1.596 decesos, según la Universidad Johns Hopkins. Ante esta situación Nueva York planea cerrar escuelas, bares y restaurantes, anunció el gobernador demócrata Andrew Cuomo, uno de los mayores críticos de la gestión de Trump de la pandemia y de la administración de la vacuna de la covid-19. Por ese motivo, el presidente amenazó con no distribuir el fármaco en ese territorio: «No podemos entregarla a un Estado que no se la dará a su gente inmediatamente», defendió.

Por su parte, el presidente electo, Joe Biden, pidió al Gobierno actual que «actúe urgentemente». «No seré presidente hasta el próximo año. La covid no respeta fechas en el calendario y se está acelerando», escribió el demócrata en Twitter.