La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. / efe

Yolanda Díaz agrava la guerra del Gobierno con el Banco de España

La vicepresidenta segunda asegura que el gobernador «no sabe diferenciar entre empleo y contratación» y critica al organismo por instar a desligar las pensiones del IPC

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

La tensión entre el Gobierno y el Banco de España se recrudece por momentos, poniendo en serio peligro la relación entre ambas instituciones. Después de que el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, criticase duramente al supervisor por su posicionamiento en torno a la reforma de las pensiones, un nuevo miembro del Ejecutivo, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha estallado contra el organismo a cuenta del mercado de trabajo, focalizando sus críticas en el gobernador, Pablo Hernández de Cos.

«Me perocupan las declaraciones que muestran un profundo desconocimiento y confusión entre contratación de calidad y empleo en nuestro país», expresó la ministra de Trabajo durante su comparecencia ante la Comisión de Trabajo celebrada este jueves en el Congreso.

Pero las balas no se quedaron ahí. «Voy a ser clara y lamento tener que decir esto, pero igual que hay personas que han demostrado no conocer la naturaleza jurídica del contrato fijo discontinuo me quedo sorprendida porque el gobernador no sabe diferenciar entre empleo y contratación. Y eso es bastante grave», insistió.

La ministra también se refería en este punto a las declaraciones que el presidente del PP, Núñez Feijóo, realizaba horas antes asegurando que los datos de paro están «maquillados» porque los fijos discontinuos no computan. Díaz respondió recordando que «los fijos discontinuos no son parados» y que es un tipo de contrato que lleva en nuestro país 25 años. «Son contratos de calidad que cotiza y son garantía de derechos», añadió, asegurando que las palabras de Feijóo demuestran que «no está preparado para gobernar».

La dureza en el tono empleado por Díaz fue todavía superior en sus referencias al Banco de España. Sobre todo después de que el gobernador presentase el miércoles en el Congreso el Informe Anual del organismo, asegurando que «aún es pronto para evaluar el impacto de la reforma laboral sobre el empleo». En concreto, advirtió que «la reducción de la temporalidad podría provenir tanto de la sustitución de empleo temporal por fijo como de la destrucción de temporal», recordando que en otros países con reformas similares habría existido «un cierto coste en términos de menor creación neta de empleo».

Moderación salarial

En su intervención, Díaz ha llegado incluso a insinuar que el Banco de España realiza sus consideraciones en base a sesgos políticos «que no son convenientes». «Me preocupa que esta institución no hable con los datos«, insistió la ministra, recordando que «el 92% del empleo nuevo creado es en la empresa privada y es grave que esta institución no conozca este dato». «Por tanto, afirmar teniendo un diferencial negativo de empleo público respecto a la UE, lo que ha afirmado me deja perpleja y me parece desacertado«, remarcó.

La ministra de Trabajo también cargó contra la postura del Banco de España en torno a desligar las pensiones con el IPC. «Imaginen lo que estarían sufriendo los pensionistas de nuestro país con la inflación si hubiésemos mantenido el factor de sostenibilidad», expresó.

Y vuelta a la carga con el gobernador. «Me preocupa el desconocimiento sobre quiénes son los pensionistas en nuestro país», tras la recomendación del Banco de España de incluir en el pacto de rentas a pensionistas y funcionarios. «Me preocupa, porque parece desconocer que la mayor parte de las pensiones no alcanzan una renta de 1.000 euros al mes».

Desde el Gobierno también critican el pacto de rentas al que desde hace meses llama el supervisor, destacando que, tal y como ha empezado a reconocer el propio Banco de España, «en nuestro país los causantes de la inflación no son los salarios». «Cuidado con los pactos de rentas. La historia de nuestro país no es muy favorable a los mismos», asegura.