Solo el 15% de los jóvenes ha logrado emanciparse por el coste de la vivienda

Los españoles se independizan de media casi a los 30 años, tres más tarde que en Europa, y la mayoría lo hace compartiendo piso

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

En España la inmensa mayoría de los jóvenes siguen viviendo en casa de sus padres. El último informe del Observatorio de la Emancipación revela que a cierre de 2021 solo el 15,6% de los menores de 30 años (uno de los siete millones de jóvenes de esa edad) vivía de manera independiente, una cifra que aunque ha mejorado ligeramente respecto a los datos del primer semestre (14,9%), se queda aún tres puntos por debajo de los niveles prepandemia.

Además la tasa de emancipación sigue estando lejos de la de nuestros vecinos europeos y la edad media a la que un español abandona el hogar familiar también está por encima. En concreto, los jóvenes españoles se independizan a los 29,7 años, tres por encima de la media europea, que está en 26,4. Según datos de Eurostat, en la mayoría de países del norte de Europa se abandona el hogar a principios de la veintena, pero en los del sur y el este la edad media está a final de la veintena o ya en la treintena. A la cola está Croacia, con una edad media de emancipación de 32,4 años. Y a la cabeza, Suecia, donde los jóvenes salen de casa de sus padres a los 17,5 años.

Desde el Observatorio dependiente del Ministerio de Derechos Sociales apuntan a que existe una «importante brecha de género» en términos socioeconómicos que llevan a distintas pautas de emancipación. Así, aunque hay más mujeres que abandonan el hogar antes de los 30 años que hombres (18,5% frente al 12,7%), solo consiguen hacerlo en solitario el 14% de ellas, frente al 27% de los chicos.

Según el informe, esta menor tasa de emancipación en solitario en las mujeres se debe a una mayor precariedad laboral: la tasa de temporalidad laboral está seis puntos por encima en el caso de las mujeres jóvenes que en los hombres (58,6%) y la parcialidad es prácticamente el doble (33,7% frente al 17,8% de los hombres). «La diferencia sustancial de ingresos debido a trabajar menos horas y con menos estabilidad hace que la emancipación en solitario suponga un mayor riesgo para las mujeres que para los hombres jóvenes», indicó durante la presentación del informe Elena Ruiz Cebrián, presidenta del Consejo de la Juventud de España (CJE).

Dos de cada cinco menores de 30 años se independizan compartiendo piso porque pagar un alquiler en solitario les supondría de media destinar el 80% de su sueldo

En este sentido, en lo relativo al mercado de la vivienda una persona joven debe dedicar actualmente 3,8 veces su salario neto anual para poder pagar la entrada de una hipoteca media para comprar una vivienda, señala el informe. Y respecto al alquiler, el coste medio asciende a 850 euros en España, mientras que una persona de menos de 30 años solo puede asumir una cuota de 320 euros sin caer en el sobreendeudamiento.

Ante esta situación, la «única alternativa para ellos» -señaló Cebrián- es compartir vivienda. Y es que mientras que para una persona sola emanciparse supondría el 79% del sueldo, compartiendo piso esa cantidad se reduce al 25% del salario. Por ello «no es de extrañar que el 35% de los jóvenes emancipados lo hagan compartiendo piso con otras personas con las que no tienen relación de parentesco», explican desde el CJE.

Temas

España