Los administradores de Banco Madrid subastan el último lote

14/11/2017

Se trata de una vivienda radicada en Torrelodones (Madrid) y locales comerciales y plazas de garaje situadas en Las Palmas de Gran Canaria, Zaragoza, Valladolid, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife, Valencia, Marbella, Pamplona, Barcelona y Madrid.

ETIQUETAS:

Los administradores concursales de Banco Madrid inician este miércoles la subasta de 17 inmuebles repartidos por toda España, algunos de ellos en Canarias, sin precio mínimo de salida y cuyo valor de tasación roza los 30 millones de euros.

Se trata de una vivienda radicada en Torrelodones (Madrid) y locales comerciales y plazas de garaje situadas en Las Palmas de Gran Canaria, Zaragoza, Valladolid, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife, Valencia, Marbella, Pamplona, Barcelona y Madrid.

En marzo se cumplieron dos años del concurso de acreedores de Banco Madrid, declarado de forma voluntaria apenas unos días más tarde de que el Banco de España interviniese la entidad y después de que Estados Unidos acusara a la matriz, BPA, de blanquear dinero procedente del crimen organizado.

La Fiscalía solicitó que se declarase concurso culpable, lo que implicaba que los administradores tendrían que pagar a los acreedores el importe que no perciban de sus créditos en la liquidación, pero el juzgado mercantil número 1 de Madrid lo declaró en julio concurso fortuito.

La administración concursal, integrada por Legal y Económico, Data Concursal y la Agencia Tributaria, inicia mañana la fase de solicitud de participación, que se prolongará durante diez días y durante la cual los interesados podrán inscribirse y acceder en la web www.concursobancomadrid.info a todos los detalles de los inmuebles; todo el proceso está supervisado por un notario.

Posteriormente comenzará la fase de inspección de bienes y de "due diligence" (valoración de activos), y a mediados de enero quedarán formalizadas las ofertas y los inmuebles se adjudicarán al mejor postor, sin que exista en esta fase la posibilidad de mejora de ofertas.

Con excepción de la vivienda situada en Torrelodones, el resto de inmuebles está libre de cargas.

Hasta ahora, la mayoría de los más de 15.000 acreedores, de los cuales 287 eran empleados de la entidad, han cobrado aproximadamente un 50 % de la deuda reconocida, algo menos de 180 millones de euros.