La firma de hipotecas se desploma en las islas y cae un 50% en agosto

30/10/2019

Canarias registra la cifra de créditos para la vivienda más baja desde 2015 como consecuencia de la puesta en marcha de la Ley de Crédito Inmobiliario, que acentúa el retroceso en el sector

ETIQUETAS:
- ine

La firma de hipotecas para la compra de viviendas cayó un 49,7% en agosto en el archipiélago respecto al mismo mes de 2018, hasta contabilizarse solo 684 operaciones, la cifra más baja de las registradas en cualquier mes desde febrero de 2015, según los datos hechos públicos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El organismo advierte de que la puesta en marcha de la nueva Ley de Crédito Inmobiliario en junio «podría haber afectado a los datos publicados» este mes de agosto. Y es que esta estadística se nutre de escrituras públicas realizadas anteriormente, ya que los datos se recogen al inscribirse en los registros de la propiedad.

Los notarios ya habían notado la alteración que ha provocado la nueva norma en el mercado inmobiliario. Su capacidad de análisis de la realidad es más inmediata, puesto que sus datos hacen referencia al momento en que cliente y entidad firman el contrato, que puede tardar varios meses en inscribirse finalmente en los registros de la propiedad.

Y fue el Consejo General del Notariado el que adelantó que la compraventa de viviendas en Canarias bajó un 9,4% en el segundo trimestre de 2019.

Tanto los notarios como la banca admitieron que la adaptación de sus sistemas informáticos a las exigencias de la nueva norma de crédito hipotecario no iba a ser fácil. Y de hecho, la ley se puso en marcha con problemas en el nuevo procedimiento telemático por el que se debe transmitir la documentación de los préstamos, lo que motivó una moratoria del Gobierno hasta el 31 de julio.

Habrá que esperar por tanto para que se normalice la actividad tras el impacto temporal del cambio normativo. Pero más allá de esta coyuntura, lo cierto es que el sector inmobiliario ha entrado en los últimos tiempos en un proceso de ralentización tras años de fuertes crecimientos.

En mayo de este mismo año, sin ir más lejos, las hipotecas constituidas sobre vivienda cayeron un 37% en el archipiélago en términos interanuales, y un mes después, en junio, la bajada rozó el 5%.

En todo 2018 se contabilizaron 13.986 nuevas hipotecas en esta comunidad, un 4,2% más que en 2017, que llegó después del moderado alza del 3,2% en 2017. Estos crecimientos se alejan considerablemente del 19% de aumento que se alcanzó en 2016. La cifra de agosto de este año es además la más baja en dicho mes desde 2014.

Y en estos nueve primeros meses de 2019 se han firmado en el archipiélago un 12,1% menos de hipotecas sobre viviendas que en el mismo periodo del año pasado.

En términos mensuales (agosto sobre julio), el número también se redujo de forma destacada, en un 46%.

El total del capital prestado en las islas 65,8 millones de euros baja considerablemente para este tipo de hipotecas: respecto a agosto del pasado año cae un 45,3%; y respecto a julio de este 2019 se desploma un 51,3%.

Este retroceso del sector inmobiliario se deja notar mucho más que en Canarias que en el conjunto de España: en todo el país se contabilizaron en agosto 20.385 hipotecas sobre viviendas, un 29,9% menos interanual. Y desde enero, se han firmado un 4,9% más de créditos, por lo que el balance sigue en positivo.