El euríbor se sitúa por primera vez en positivo desde 2016 y eleva las cuotas hipotecarias

Cierra abril en el 0,013%, medio punto por encima del nivel que tenía a principios de año, ante los avisos del BCE para subir tipos por la inflación

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Los tipos de interés han despedido de un plumazo seis años consecutivos en mínimos para adentrarse en un terreno casi olvidado por muchas familias hipotecadas: el del euríbor al alza y, lo que es más novedoso, en positivo. Por primera vez desde febrero de 2016, el indicador más utilizado para calcular las cuotas de los préstamos sobre vivienda ha cerrado un mes por encima del 0%. Eso sí, apenas son unas centésimas porque el índice culmina abril en el 0,013%.

Al final, ha cerrado muy por encima de la referencia de marzo, cuando se encontraba en el -0,237%, y ya alejado del -0,50% de diciembre. La escalada del índice ha implicado avanzar medio punto porcentual en apenas cuatro meses. Fue el pasado 12 de abril cuando se situó en positivo en tasa diaria (0,005%). Desde entonces ha ido subiendo.

Por mínimo que parezca, el dato de abril revela una nueva realidad económica y financiera. Económica, porque previsiblemente anticipa la decisión que viene digiriendo el Banco Central Europeo (BCE) sobre la necesidad de subir los tipos de interés oficiales para hacer frente a la escalada de precios y la volátil inflación. El euríbor se ha convertido en el termómetro que mejor anticipa esa nueva etapa que llegaría a partir del verano.

Las consecuencias de esta nueva referencia del índice por encima del 0% tienen mucho más calado en el día a día de las familias. Un alza del índice como la actual, que ha supuesto aproximadamente medio punto porcentual más en el último año, puede provocar un incremento de las cuotas hipotecarias que se situaría entre los 170 y los 350 euros al año. Es decir, entre 14 y 29 euros al mes. La cuantía final siempre dependerá del calendario de revisión de cada préstamo y del diferencial que tenga comprometido cada ciudadano con su banco, así como del tipo de crédito, esto es, si es fijo o variable.

Los últimos datos disponibles en las estadísticas de la Asociación Hipotecaria Española (AHE) indican que el saldo vivo (conjunto de hipotecas en vigor) de préstamos ligados al euríbor asciende a aproximadamente unos 455.500 millones de euros.

A pesar de que las hipotecas a tipo fijo han venido ganando más adeptos durante los últimos años, las variables representan la mayoría. Eso sí, las nuevas que se van constituyendo eran mucho más proclives a cuotas fijas. En concreto, el 70% de las firmadas son fijas y el 30% variables.

Además, quienes vayan a hipotecarse en los próximos meses también verán cambios en el mercado bancario. La pujanza que han tenido los préstamos para vivienda a tipo fijo previsiblemente se irá diluyendo a medida que los tipos de interés avancen. La estrategia comercial de la banca comenzará a girar hacia las ofertas en las hipotecas variables, donde el margen que obtengan les resultará más atractivo que hasta ahora con el euríbor en negativo. Por el contrario, las nuevas fijas incrementarán sus tipos a medida que ha ido creciendo el coste de la deuda a largo plazo, la referencia de las entidades para marcar el precio de las hipotecas que venden.

34.000 reclamaciones

Por otra parte, la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, indicó este viernes que la institución ha recibido 34.000 reclamaciones en 2021, un 55% más que en el año anterior. «Esta cifra es un buen exponente de cómo el ciudadano sigue recurriendo con frecuencia a esta forma de resolver sus disputas» con la banca, según señaló.