Afp

Los alquileres turísticos han encarecido un 9% las viviendas en las ciudades más visitadas

La patronal turística pide al Gobierno un real decreto a nivel estatal que limite este fenómeno «desbordante» que provoca una «muy mala imagen» del sector

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

El aumento de la presión turística de la última década en España se debe al crecimiento «desbordante y descontrolado» de las viviendas de uso turístico. El informe ReviTUR de Exceltur, la patronal turística, revela que se han duplicado las plazas en diez años, de 346.921 plazas en todos los modos de alojamiento que había en las 20 principales ciudades españolas en 2010, se ha pasado a 788.136 plazas en 2019.

Debido a ello se ha detraído el 6% del total del paque residencial de estos barrios de mayor atractivo turístico, lo que supone en las seis ciudades analizadas (Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Valencia y San Sebastián) la salida de 60.375 viviendas en total.

Y a menor oferta, mayores precios. El estudio revela que los precios de compra de viviendas de estas zonas de mayor implantación de las viviendas de uso turístico subieron en media un 9,1% de 2010 a 2019, frente al leve 0,5% del conjunto de los barrios no turísticos de las mismas ciudades. En consecuencia, los residentes de estas zonas descendieron en el mismo periodo casi un 3%, según el censo de población.

Por ello, reclaman al Gobierno que establezca un marco legal sobre viviendas de uso turístico -que han concretado en forma de real decreto- que, sin invadir competencias regionales ni promoviendo la prohibición, ayude a comunidades y ayuntamientos a hacer cumplir sus normativas y evite este crecimiento «descontrolado».

José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur, aseguró en rueda de prensa que la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, se ha mostrado «muy receptiva» a su propuesta tras varias reuniones de la patronal con el ministerio. «La ministra entiende el problema y nos avanzó que había que tratarlo a nivel transversal dentro del Gobierno», señaló Zoreda.

«La perdida de identidad de muchas de las ciudades de Europa puede tener un efecto muy negativo para el turismo. Ese no es el tipo de turismo que queremos en España y en Europa», aseguró el vicepresidente y CEO de Meliá, Gabriel Escarrer, durante a presentación del informe. En este sentido, el también presidente de Exceltur abogó por un «turismo de mayor calidad, con mejor empleo, menor impacto ambiental y mayor reconocimiento social». Y advirtió de que como no se regule esto puede «incidir en el modelo turístico del país».