Turismo de experiencias, un valor al alza

27/09/2019

El sector diversifica su oferta atendiendo a las emociones y actividades inmersivas de los clientes. Cerca de un millar de empresas operan con un turismo que integra el ejercicio físico y el contacto con la naturaleza.

El turismo es un sector activo y en continuo movimiento, flexible y que ha ido moldeándose según las tendencias. Actualmente, existen en las islas 930 empresas de turismo activo, que apuestan por el valor añadido, con elementos que los convierten en únicos. Experiencias envolventes, basadas en sensaciones y en la integración del turista en la naturaleza, cultura y peculiaridades del lugar son detalles de este turismo para hacer y no solo de ver, porque hay un destino para cada turista y un nuevo turista que busca una oferta concreta.


El turismo del siglo XXI busca crear recuerdos, experiencias intangibles en las que el turista se integra e interactúa con el destino, desde la aventura, la naturaleza, o con el disfrute de un lugar de descanso en el que evadirse. Inmersiones de buceo, yoga sobre el mar, taichí en entornos naturales, visitas a viñedos, terapias con elementos naturales o rutas inmersivas por los lugares de interés y centros históricos son solo algunas de las opciones de un nuevo turismo de emociones.

La gastronomía, la cultura y el turismo activo son valores añadidos y diferenciadores de las islas Canarias como destino.

Una historia que vivir
El turismo basado en sensaciones escapa de las rutas guiadas tradicionales por el patrimonio natural, etnográfico, histórico o arqueológico para hacer del visitante un elemento activo. En Canarias la tendencia se ha adueñado de los espacios culturales, donde se busca que el turista experimente, pruebe, huela, saboree como parte de una experiencia inmersiva. Por ejemplo, el Museo Canario permite a los visitantes tocar ciertas piezas aborígenes y ha creado una atmósfera para involucrar al visitante en la historia de las islas de una forma más cercana.


Del mismo modo, en las principales ciudades de las islas se han incorporado las rutas teatralizadas, una manera de entrar en ambiente y acercar al turista la realidad de un lugar, una época y hacer la visita diferente. En este sentido Las Palmas de Gran Canaria cuenta con la iniciativa “La ciudad de Galdós”, que invita a conocer a este personaje universal de la literatura desde otra perspectiva, mientras en La Laguna, Tenerife, se puede disfrutar de una nueva visión del Teatro Leal de la mano de actores profesionales. Esta tendencia se ha extendido también a pueblos y pequeños municipios, como la visita al cementerio de Arucas, la ruta San Mao en Telde, Gran Canaria, o la ruta teatralizada por La Orotova o Los Realejos, en Tenerife.

Saborea tradición
La gastronomía es el hilo conductor del turismo basado en experiencias, a través de sabores, olores, texturas y recetas, fruto de la tradición o de la innovación de la cocina de un destino. En este cambio de tendencia cobra importancia el proceso más que en el resultado, con un comensal interesado en la procedencia del producto, su cuidado, cultivo o elaboración, y un servicio que acerca todos los detalles al cliente.

Algunos restaurantes han incluido en su oferta una visita a los cultivos, fábricas, molinos, queserías, bodegas o a sus fincas con ganado como preludio a una experiencia gastronómica completa. La elección del género por el propio comensal, ya sea en mercado o en el propio cultivo, la cocina en vivo y la explicación del proceso son algunos de los valores añadidos que aportan ese plus de sensaciones, más allá de la gastronomía.

En las islas se pueden encontrar restaurantes que vinculan su carta con la observación de las estrellas, restaurantes que cocinan con el calor de los volcanes, integrados en fábricas artesanales de cerveza, molinos en funcionamiento o con cosecha y viñedos propios.

Vida al aire libre y contacto con el entorno

Buenas condiciones. Las islas Canarias y su meteorología cálida y estable invitan a la actividad física al aire libre, en la naturaleza y con uno de las ofertas más variadas de Europa. En el archipiélago hay 930 empresas de turismo activo, con 161 que operan en Gran Canaria, 336 en Tenerife; 166 en Fuerteventura; 132 en Lanzarote; 27 en La Gomera; 62 en La Palma y 20 en la isla de El Hierro.


Experiencias. Desde deportes tradicionales como el golf, vóley, tenis o balonmano playa, paseos a caballo o senderismo por entornos naturales, las opciones de ocio de Canarias se abren a experiencias diferentes, como yoga sobre una tabla stand up paddle, taichí en miradores de montaña, pesca deportiva con profesionales del sector, o paseos a caballo, en velero, en yate privado o incluso en kayac son solo algunas de las alternativas para vivir en las islas experiencias fuera de lo común.

Turismo activo. Los amantes del relax, de la aventura y de la adrenalina tienen un amplio abanico para elegir, así como los turistas interesados en el deporte, con el golf, las travesías a nado, las carreras de montaña y las rutas ciclistas como planes en alza. Sin embargo en las islas también es posible iniciarse en deportes de mar como el bodyboard, el surf, el kitesurf, la vela, o el buceo.


Actividades acuáticas. Bajo la superficie del Atlántico, las islas atesoran una experiencia única, con unos fondos marinos volcánicos y peculiares en morfología y especies. En las islas se encuentra el primer museo submarino de Europa, cadenas de volcanes y varios pecios hundidos, que enriquecen el turismo también bajo el mar e involucran al turista en el destino desde una nueva perspectiva.