Entrevista con Carlos Álamo

«Reforzaremos la promoción, la conectividad y el producto»

22/01/2020

El consejero de Turismo del cabildo de Gran Canaria y presidente del Patronato de Turismo apunta a que a pesar de los avatares en 2019 éste ha sido el mejor tercer año de la década en cuanto a llegad ade turistas. Apuesta por la rehabilitación como la mejor fórmula para encontrar la excelencia.

ETIQUETAS:

¿Qué balance turístico hace de 2019?

— Ha sido un año de muchos sobresaltos. La incertidumbre del brexit, la desaceleración de la economía en Europa, la quiebra de un gigante en la turoperación, líneas aéreas que se van... Son circunstancias que no han ayudado. Pero 2019 termina con números de visitantes parecidos al 2016, que fue un año histórico para Gran Canaria. Además, hay que tener en cuenta que 2019 ha tenido meses complicados, pero, sin embargo, noviembre y diciembre han sido meses francamente muy buenos. De hecho, y es importante resaltarlo, 2019 ha sido el tercer mejor año de la década.

—¿Dá por zanjada la crisis de Thomas CooK?

— La quiebra de un turoperador tan importante para Canarias en general y Gran Canaria en particular fue una situación complicada. Creo que es muy importante destacar la rápida y coordinada respuesta que dieron las instituciones públicas; la segunda, que la sección nórdica no quebrara y, la tercera, la fortaleza de nuestro destino turístico. Gran Canaria tiene más de 50 años de experiencia turística y esto hace que seamos un destino consolidado.

—¿Teme que la compra de Air Europa por Iberia provoque recortes de la oferta y el encarecimiento de billetes?

— Iberia dice que eso no va a pasar. Me consta que el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, habló con los responsables de Iberia y éstos le aseguraron que mantendrían rutas y precios. A pesar de esto, estaremos expectantes y dentro de las competencias de Turismo de Gran Canaria haremos lo que proceda para asegurarnos que los turistas peninsulares tengan las mayores facilidades para venir a Gran Canaria.

—¿Cómo ha afectado el mercado de turistas peninsulares la subida del 75% de bonificación para los residentes?

—Me parece importante dejar claro que la bonificación del 75% del que gozamos los canarios no es un regalo que se nos ha hecho para que podamos hacer turismo. Este descuento sirve para que nuestra insularidad no sea un hándicap más y nos acerque a ser ciudadanos europeos de pleno de derecho. Dicho esto, no podemos obviar los datos que se han conocido y que hablan de que los billetes se han encarecido para los que no son residentes. El Gobierno de Canarias está estudiando medidas y hay que esperar para ver los resultados. Sin embargo, en cuanto a la llegada de turistas peninsulares, estamos muy contentos con los resultados, ya que hemos recibido, hasta noviembre, un 12,16% más que en el mismo período de 2018.

—¿Es partidario de limitar los precios de los vuelos con la península?

— Esto no es competencia de la Consejería de Turismo de Gran Canaria, pero es evidente que para los canarios poder movernos en avión entre las islas y el continente es de primera necesidad y no un lujo. Las instituciones han puesto encima de la mesa herramientas que hacen que la necesidad de estar mejor comunicado sea una realidad para los residentes. Esto ha hecho que los canarios hayan entrado a consumir más plazas de avión y, como pasa en todos los sectores, la ley de la oferta y la demanda hace que quedando menos plazas libres éstas se encarezcan. Como comentaba antes, el Gobierno de Canarias está estudiando esta realidad y espero que junto con el Gobierno de España encuentren la fórmula ideal para unir la necesidad de los canarios de estar conectados y la de ser un destino turístico más competitivo, que en mi humilde opinión pasa por tener más conectividad con Europa.

—El mercado alemán cae significativamente. ¿Qué margen tiene el Cabildo para frenar esta regresión?

—Pocos, por no decir ninguno, son los recursos que puede esgrimir Gran Canaria para paliar una situación económica adversa como la que están atravesando algunos países europeos. Nosotros vamos a seguir apostando por el mercado alemán y reforzaremos nuestra presencia en las ferias turísticas, sea cual sea el segmento del que se trate, pero vamos a poner el objetivo en el turista alemán de más poder adquisitivo. Evidentemente, si queremos que vengan y se gasten más habrá que ofertar algo mejor. Ese algo mejor lo tenemos y estamos trabajando para tener más oferta de ocio que nos diferencie.

—¿Qué estrategias marcarán la política insular en materia turística?

—Vamos a insistir y reforzar tres ejes de actuación desde la Consejería de Turismo: promoción, conectividad y producto. Para la promoción y la conectividad entendemos que solo conseguiremos el objetivo si vamos de la mano del Estado y el Gobierno de Canarias. Nosotros también podemos ayudar y hemos puesto en los presupuestos de 2020 un millón de euros más para trabajar la promoción y la conectividad. Esta apuesta tiene que servir para abrir nuevos mercados y estamos estudiando campañas en Asia y América. Aspiramos a tener vuelos directos con los dos continentes y estamos trabajando en este sentido. En cuanto al producto, hay que revindicar nuestro lugar como destino de sol y playa, pero para atraer al turismo de más calidad tenemos que poner en valor otras potencialidades: gastronomía, cultura, paisaje... Ahora somos Patrimonio de la Humanidad y tenemos eventos diferenciadores y un horizonte muy amplio y prometedor. Estamos trabajando para conseguir en 2020 un sello de Destino Sostenible, que nos identifique como destino respetuoso con el medio ambiente. Si esto lo hacemos bien, que lo haremos, el turismo seguirá siendo el motor en Gran Canaria.

—El cabildo acaba de conceder dos licencias para construir dos hoteles de lujo tras año de estancamiento de nuevos proyectos turísticos. ¿Qué proyección de crecimiento de la nueva oferta hotela contempla?

— Lo primero que hay que decir es que las licencias de obras las concede el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, y si me permite aquí quiero aprovechar para felicitar a la alcaldesa de ese municipio, Concepción Narváez, por el impulso que le están dando a San Bartolomé. El Cabildo lo que se hizo fue conceder las autorizaciones previas e imprescindibles para conseguir las licencias municipales. La construcción de estas nuevas plantas alojativas es, sin duda alguna, una buena noticia para Gran Canaria. Generará riqueza y serán complejos que mejorarán la competitividad de Gran Canaria, que adolece de hoteles de 5 estrellas y 5 estrellas plus. Pero es importante también que todas las instituciones trabajemos unidas y coordinadamente para que la rehabilitación sea una fórmula más interesante para los empresarios del sector.