Senderos a la naturaleza

Las aguas secretas de Gran Canaria

17/08/2018

Gran Canaria es un pequeño continente en miniatura, y por ello también encontramos algunas increíbles caídas de agua entre rocas y barrancos. Canarias7 hace una selección de las mejores charcas que se pueden apreciar en la isla, para los amantes del senderismo y el barranquismo.

Charco Azul, Agaete

En el Parque Natural de Tamadaba, a 49 kilómetros de Las Palmas de Gran Canaria, se encuentra un lugar donde los ajetreados relojes se paran. El camino al charco azul se abre por un barranco que va desvelando distintos colores a medida que pasan las horas del día. Esta caída de agua es un espectáculo de la naturaleza, que para muchos pasa desapercibido al pasar por El Risco.

Las aguas secretas de Gran Canaria
El Barranco de los Cernícalos, Telde

Esta caída de agua se encuentra en la Reserva Natural Especial de Los Marteles. En este barranco discurre el agua durante todo el año y sorprende la cantidad de verde que se encuentra a su alrededor. Tajinastes, salvias, lavandas, ejeques, bicácaros, malvas, malfuradas, cruzadillas, berros y un largo etcétera, acompañado de aves rapaces, reptiles, pájaros pintos o capirotes.

Las aguas secretas de Gran Canaria
Bufadero de la Garita, Telde

En un punto de la avenida marítima de La Garita, nos encontramos estas oquedades en las rocas, que invitan al agua a entrar y caer en ellas, generando ese «bufido» que le da nombre. Una maravilla costera que «se mira pero no se toca», pues es tan peligrosa, como atractiva.

Las aguas secretas de Gran Canaria
Barranco del Toro, San Agustín

Los amantes del barranquismo no pueden dejar de ir a las Charchas Verdes, uno de los clásicos recorridos de Gran Canaria. Sus charcas se llenan de aguas limpias después de algún periodo de lluvias. Este barranco, en el sur de la isla, se convierte en uno de los sitios más impresionantes y divertidos de la isla para realizar saltos aptos para rápel.

Las aguas secretas de Gran Canaria