Alojamientos turísticos

La riqueza turística contrasta con la contención salarial

12/11/2017

El crecimiento del turismo en esta década no tiene precedentes. En 2016 los alojamientos canarios rozaron los 3.900 millones de euros de ingresos, un 66% más de los que registraron en 2010. En estos seis años, los salarios en la hostelería han subido mucho menos, en torno a un 5% y la cifra de ocupados en los establecimientos, un 16,6%.

/ Las Palmas de Gran canaria

La extraordinaria bonanza turística que vive Canarias se ha traducido en más empleo, y mejores sueldos, pero la redistribución de la riqueza ha sido muy desigual. Y los trabajadores se llevan la peor parte.

Los alojamientos del archipiélago sumaban 58.754 trabajadores en 2016, es decir, 8.355 más que en 2010, con lo que los ocupados en hoteles y apartamentos del archipiélago han crecido un significativo 16,6%.

Y en este mismo periodo, los establecimientos turísticos de las islas han elevado sus ingresos un 66%, desde los 2.333 millones de euros que sumaron en 2010, hasta los 3.877 millones que se alcanzaron el año pasado, según los datos del Gobierno canario.

Un hotel factura 10.000 euros por cada 1,8 empleados

En concreto, los ingresos por habitación disponible han aumentado un 65%, hasta los 75,32 euros de media.

Pero, ¿cómo ha aumentado la proporción de empleados respecto a la de turistas alojados? En 2016 se contabilizaron 14,2 empleos por cada 100 plazas alojativas, un 21% más respecto a los registrados en 2010, según los datos del Istac. Es innegable, por tanto, que la ratio de trabajadores ha crecido. Pero este incremento de las plantillas en relación al aumento de la demanda vacacional es mucho más moderado: el número de empleados por cada 1.000 pernoctaciones ha crecido en estos seis años un 9%, hasta los 6,41 trabajadores de media. Este crecimiento contenido del empleo en relación al desbordante aumento de la clientela ha consolidado la rentabilidad empresarial en esta década.

Los hoteles y apartamentos necesitaron solo 1,8 trabajadores de media para generar 10.000 euros de ingresos alojativos en 2016, cuando Canarias alcanzó los 15 millones de turistas. En 2010 eran necesarios 2,6 trabajadores para alcanzar esa facturación, lo que significa que los empleados necesarios para alcanzar 10.000 euros de ingresos se han reducido un 30% en seis años.

Además, el crecimiento de los salarios pactados entre patronal y sindicatos se queda muy por debajo del de la facturación. En Las Palmas, los salarios en la hostelería han subido un 4,85% entre 2010 y 2016. En esta provincia, los alojamientos facturaron en 2016 un 65,6% más que hace seis años. En Santa Cruz de Tenerife, la evolución es similar: los salarios han crecido en torno a un 5%, y los ingresos, un 67%.

En paralelo, la oferta de alojamiento se ha mantenido estable, por lo que la facturación se ha repartido prácticamente entre los mismos operadores: en 2016, los hoteles y apartamentos canarios sumaban 429.531 plazas, un 2,7% más que en 2010.