c7

La guerra apenas impactará en los viajes pero sí en la rentabilidad del turismo

El presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Jorge Marichal, ha coincidido en que el conflicto bélico ha ralentizado las reservas

EFE Madrid

La invasión de Ucrania por Rusia a penas tendrá un impacto del 7 % en las reservas turísticas para Semana Santa, que podría ser menor por las compras de última hora, pero sí afectará a la rentabilidad del sector por la subida de los costes, que sólo podrán repercutir a los clientes en un 24 %.

Es la percepción de la alianza turística Exceltur, que alerta de que, tras dos años de pandemia en los que los ingresos del sector han caído una media del 54 %, absorber en las cuentas de resultados un 76 % del incremento de costes de la energía y de otros productos como consecuencia de la guerra puede poner en peligro nuevas inversiones y la creación de empleo.

Por su parte, el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Jorge Marichal, ha coincidido en que el conflicto bélico ha ralentizado las reservas aunque no ha descendido la intención de viajar a España, que en la mayoría de los mercados emisores está superando las cifras de 2019.

De crisis de demanda a crisis de rentabilidad

El vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, ha explicado este jueves que la crisis de demanda que sufría el sector durante la pandemia se ha transformado ahora, con la guerra, en una crisis de rentabilidad en un sector ya muy castigado por la crisis.

El «ímpetu» de la demanda y las ganas de viajar está compensando y superando el retraimiento de las ventas por la guerra, que sí ha acelerado el efecto «último minuto» en las reservas detectado ya durante la pandemia.

La invasión ha encarecido todavía más los precios de la energía y de otros productos pero los empresarios, consultados por Exceltur en su encuesta trimestral, señalan que sólo podrán trasladar una media del 26 % de los incrementos de costes.

Zoreda ha alertado sobre la subida de los costes salariales en un 7,8 % como efecto de la inflación de segunda ronda, por lo que ha apelado a acuerdos en la negociación colectiva que limiten el crecimiento de los sueldos.

Los efectos de la guerra podrían hacer que España como destino turístico se beneficie de la relativa lejanía del conflicto aunque en el sector cunde la duda sobre cómo actuará Turquía, un fuerte competidor de España en los mercados internacionales, que podría «tirar» los precios para tratar de sostener la demanda.

La guerra sí puede tener mayor impacto sobre las llegadas a España del turismo alemán, por la proximidad geográfica, y sobre los viajeros de Estados Unidos, que consideran Europa un «pack», según la alianza.

Exceltur ha mejorado sus previsiones para el conjunto de 2022, cuando calcula que el producto interior bruto (PIB) turístico alcanzará los 141.681 millones de euros, un 91,6 % de los niveles prepandemia, pero condicionado a que no se intensifique, no se extienda geográficamente y no se alargue la crisis bélica, además de a que se siga controlando la pandemia.

Más cancelaciones que en 2019

La preocupación por la situación en Ucrania y una posible nueva ola de covid «mantiene cierta inestabilidad en el sector, con un porcentaje de cancelaciones superior a 2019, aunque muy por debajo de los valores del año pasado», ha explicado Marichal, para quien las perspectivas de primavera son «esperanzadoras».

La intención de viajar a España supera los niveles de 2019, especialmente en los países nórdicos y en Países Bajos, y también se recupera el mercado británico, con reservas por encima de las de 2019.

La mejora es generalizada en todas las comunidad autónomas, salvo en Cataluña, donde la recuperación de los niveles de 2019 está siendo más moderada, según Cehat. En este punto, Exceltur considera que Barcelona, en concreto, está muy afectada por la caída del turismo de congresos.

Cae el poder adquisitivo

El socio responsable de turismo de PwC, Cayetano Soler, ha alertado de que la guerra ha agravado la pérdida de poder adquisitivo de los turistas, ha moderado el crecimiento de los países europeos y ha empeorado las previsiones de desempleo, que podría superar los niveles de 2021.

Luis Buzzi, socio responsable de Turismo y Ocio de KPMG en España, ha dicho a Efe que la guerra afectará a algunos países emisores, sobre todo a Alemania, donde, dada su cercanía a la zona de conflicto, viven en una mayor incertidumbre a la hora de moverse y de viajar.

No ocurre así con Reino Unido, el tradicional primer mercado emisor para España (18 millones de turistas en 2019), por lo que la guerra no va a tener tanto impacto en España, explica.