Preparación para servir de un plato de cochino a la sala en el restaurante Vega, en Guayadeque. / ARCADIO SUÁREZ

La gastronomía se convierte en otro atractivo para la captación de turistas

Gobierno central, Ejecutivo canario y cabildos coinciden en una apuesta que potencia además el sector primario

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

La Secretaría de Estado de Turismo da prioridad este año a la promoción del turismo enogastronómico en todo el territorio nacional. Así lo anunció este mes en Aranda de Duero la subdirectora general de Desarrollo y Sostenibilidad Turística, Ana Muñoz Llabrés, que fue invitada a participar en el encuentro que celebró la Asociación de Ciudades Españolas del Vino (Acevin) con motivo de la declaración de Aranda como Ciudad Europea del Vino 2022.

Esa apuesta del Gobierno central coincide con la acción igualmente estratégica que están realizando tanto el Gobierno canario como los cabildos. En el caso de Gran Canaria, esa actuación se engloba en la apuesta por una ecoisla, potenciando también el sector primario y vinculando a la economía de servicios. Se trata de acciones orientadas a un turista de potencial económico medio y alto, que busca en su estancia una oferta gastronómica local y diferenciada a la que puede encontrar en su alojamiento vacacional.

Muñoz Llabrés defendió la importancia del enoturismo «porque genera arraigo a la tierra» y porque es un tipo de turismo asociado con visitantes «muy respetuosos», que aprecian la calidad, la singularidad y las experiencias propias.

Asimismo aseguró que no sólo es una apuesta de la Secretaría de Estado de Turismo, sino también de toda Europa porque es un tipo de turismo abierto a todo el mundo, incluso familias, y permite conocer la elaboración y el territorio original del producto.

El turista de potencial económico medio y alto busca restaurantes con gastronomía local de calidad

«La enogastronomía se presta mucho a generar experiencias turísticas que dan una diversidad a nuestra riqueza turística y la complementan con una calidad muy importante y reconocida fuera de nuestras fronteras», manifestó Ana Muñoz, destacando la importancia de la colaboración público privada en la creación de un club de producto y agradeciendo la invitación a estar presente en el encuentro de Acevin para intercambiar información y proyectos con representantes de las rutas de vino de España.

Su presidenta, Rosa Melchor, que asumía también hace una semana en Bruselas la presidencia de la red europea (Recevin), insistió en que el viñedo no se puede deslocalizar y es por lo tanto un motivo de arraigo para los jóvenes.

Respecto a la elección de Aranda de Duero para celebrar estos días la asamblea, Melchor recordó que está celebrando un nombramiento, el de Ciudad Europea del Vino, que se anunció a principios de 2020 y se tuvo que suspender por la pandemia.

Los participantes en la asamblea de Acevin fueron recibidos oficialmente en el Ayuntamiento de Aranda de Duero por la alcaldesa, Raquel González, quien resaltó el compromiso con esta red de ciudades del vino, desde sus orígenes, pues fue miembro fundador de la asociación en 1994 y actualmente forma parte de la junta directiva.