Fuerteventura se ahoga en la crisis turística y el resto de islas resiste

24/07/2019

Los hoteles majoreros pierden en junio un 6% de pernoctaciones. Gran Canaria y Lanzarote mantienen resultados y Tenerife los mejora. Los ingresos del conjunto del archipiélago caen un 5%

ETIQUETAS:

Fuerteventura sigue ahogándose en la crisis turística mientras el resto de islas logra evitar el descalabro, eso sí, con una estrategia común que afecta a todo el destino: la bajada de precios e ingresos para intentar mantener la competitividad.

La clientela de los hoteles majoreros cayó un 4,4% respecto al mismo mes de 2018, porque atendieron a 6.206 turistas menos. Y las pernoctaciones bajaron aún más, un 6%, hasta quedarse en poco más de un millón: las habitaciones registraron casi 90.000 estancias menos de extranjeros que hace un año (-8,7%). Un agujero demasiado grande que no pudo tapar el turismo nacional, pese a que las pernoctaciones de este último mercado subieron un 35,7% (24.000 más respecto a junio de 2018), según el INE.

En el otro extremo, los hoteles de Tenerife siguieron ganando tanto alojados (320.000 huéspedes, un 7% más interanual) como pernoctaciones (superaron los 2 millones, un 1,9% más).

Y en el centro de estos dos vértices, Gran Canaria y Lanzarote han conseguido mantenerse hasta el momento en cifras muy similares a las de 2018.

La isla redonda sí ha podido compensar prácticamente el retroceso de la demanda extranjera con el turismo español, incluido el canario. Sus hoteles registraron 210.000 clientes en el sexto mes del año, 2.553 más que un año antes (+1,2%), gracias a que la pérdida de 8.202 foráneos se equilibró con 10.755 turistas nacionales más. El empuje nacional fue decisivo para que el destino grancanario consiguiera igualar prácticamente las pernoctaciones del pasado año: se contabilizaron más de 1,3 millones, solo un 0,2% menos.

Los hoteles de Lanzarote también ganaron 634 clientes (+0,5%), hasta superar los 127.000. Contabilizaron 972 extranjeros menos 1.606 pero atendieron a 1.606 españoles más. Las pernoctaciones en esta isla sí cayeron un 1,4%, hasta superar las 900.000, debido a la menor estancia media del cliente nacional.

El conjunto de los hoteles canarios superó los 5,4 millones de pernoctaciones, solo un 0,6% menos interanual, y la ocupación media se mantuvo en el 72,9%, frente al 73,8% de un año antes.

Eso sí, los precios hoteleros bajaron un 2,5% de media en el archipiélago; y los ingresos por habitación disponible otro 4,7%.