El turismo se resiente: se reservan 630.000 asientos menos para volar a España

El Gobierno suspende los viajes del Imserso durante un mes y recomienda evitar viajar a todos los españoles dentro y fuera del país

EDURNE MARTÍNEZ /MADRID

A pesar del esfuerzo de las compañías aéreas ofreciendo políticas de cancelación de vuelos más flexibles para no frenar el turismo, el impacto que la crisis del coronavirus va a tener en el turismo en España es clara. Los últimos datos publicados por Turespaña confirman que el número de asientos previstos entre marzo y mayo es de 27,4 millones, lo que supone un retroceso anual del 2,3%, o lo que es lo mismo, 632.000 menos respecto al mismo periodo del año pasado.

Las mayores caídas se registran en las reservas procedentes de Reino Unido, que aporta el 21% de los viajeros extranjeros y ha recortado un 7,5% el número de asientos, unos 448.000 menos. Alemania, el segundo mercado emisor de viajeros a España, es el país que más cae en reservas, con un 8,9% menos, es decir, unos 370.000.

La encuesta de capacidad aérea refleja que los únicos mercados que aumentan reservas con respecto al año pasado son Portugal, Francia, Estados Unidos y Rusia, pero éstas no consiguen compensar la pérdida de británicos y alemanes. Del trimestre analizado, cuando más han caído las reservas es en abril (-3,2%), coincidiendo con las vacaciones de Semana Santa. Para mayo, sin embargo, la caída no es tan pronunciada (-2,3%), al igual que en el presente mes de marzo, que las reservas caen solo un 0,9%.

Otra mala noticia para el turismo es la decisión del Gobierno de suspender todos los viajes del Imserso durante un mes, según anunció este martes el ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras el Consejo de Ministros. Esta medida tendrá efectos directos ya que los viajes de los jubilados son una fuente importante de ingresos para hoteles y empresas del sector, con 900.000 plazas programadas para la temporada 2019-2020. Además, Illa recomendó que los españoles eviten viajar tanto dentro como fuera del país para evitar la transmisión.

Menos viajes en Europa

A nivel europeo, las pérdidas son enormes: el flujo de pasajeros cayó un 13,5% durante el primer cuatrimestre del año, hasta quedarse en 65 millones de viajeros, y el beneficio del sector aeroportuario se desplomó en 1.320 millones de euros, según los datos ofrecidos por el Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI). «La epidemia está convirtiéndose en un golpe de proporciones sin precedentes para la industria», asegura el presidente del consejo en un comunicado.

Según sus evaluaciones, ACI estima que en 2020 haya una disminución del 7,5% de los pasajeros, en un año en el que se esperaba un crecimiento del 2,3% por la mejora de la eocnomía pronosticada para el segundo semestre del año.

Una de las zonas más turísticas de España, la costa levantina, está sufriendo las consecuencias de la epidemia. La Asociación Empresarial Hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana (Hosbec), reconoce que la incertidumbre ha supuesto una reducción del 15% o 20% las reservas hoteleras respecto al año pasado. Su presidente, Tony Mayor, admite que están «en manos de las circunstancias» y destaca que por el momento las caídas se han notado más en ciudades como Valencia, Alicante o Elche que en la costa, donde se salvan por los viajes del Imserso y el mercado británico.

Sobre las Fallas, ha admitido que en Valencia «queda mucho por vender» y hay «mucho hueco todavía» en los hoteles, e insiste en que hay que ver qué va a pasar con ellas, pues a fecha de hoy no se sabe cómo van a evolucionar las medidas que adopten las autoridades.

Room Mate cierra tres hoteles

La cadera hotelera Room Mate anunció este martes que cerrará tres de sus seis hoteles en Madrid como consecuencia de la expansión del coronavirus. Ya fueron los primeros en ofrecer cancelaciones sin costes para sus clientes en Italia y que no cayeran las reservas, y ahora deciden suspender la actividad en tres de sus establecimientos durante 15 días para que los empleados puedan conciliar su vida familair y profesional.

En cuanto a los clientes, desviarán esas reservas a los hoteles que permanecerán abiertos «con normalidad». En un comunicado, la cadena propiedad de Kike Sarasola, anuncia que por las medidas anunciadas por la Comunidad de Madrid de cancelación de las clases, quieren ser «generosos y solidarios con nuestros clientes y nuestro equipo». Anuncian que redistribuirán los turnos y se fomentará el teletrabajo para que se pueda conciliar y atender a los niños que se quedarán en casa, al menos, 15 días.

Una Semana Santa complicada

Aunque hoteleros, agencias de viajes y aerolíneas consultadas coinciden en señalar que todavía es pronto para evaluar los efectos de la crisis en un sector que el año pasado ingresó 13.100 millones de euros solo entre marzo y abril (6,4% más que en 2018, según datos del INE) con la visita de 12,8 millones de turistas extranjeros, son conscientes de que el impacto dependerá de la incidencia de la epidemia.

«No se han producido cancelaciones en masa hasta ahora, la gente esperará a último momento por la incertidumbre de la situación», explica a este periódico Carlos Garrido, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV). Desde la Secretaría de Estado de Turismo aseguran que no hay aún datos sobre el impacto, pero que el sector turístico les dice que notan «cierta ralentización» en los buscadores de viajes y en las reservas, pero «sin cancelaciones masivas».