El parón de Alemania enciende la alerta

15/08/2019

El frenazo de la economía europea en parte por la debilidad de la locomotora germana, que se encuentra al borde de la recesión, hace temer una caída de los turistas de ese mercado. En el semestre se perdieron 128.455 visitantes y el agujero podría agrandarse

El frenazo dado por la economía europea en el segundo trimestre del año, con un exiguo crecimiento del 0,2% y debido en gran parte a Alemania, preocupa en Canarias.

El país germano creció en el primer trimestre un 0,4% y en el segundo -dato conocido ayer- cayó un 0,1% lo que coloca a Alemania al borde de una recesión (para ello son necesarios dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo).

Este mercado, el segundo por número de turistas (en el primer semestre generó 1,4 millones de visitantes germanos) de las islas, lleva meses acusando el enfriamiento de su economía, muy orientada a la exportación y que cae arrastrada por la guerra comercial: De enero a junio las islas perdieron 128.455 turistas germanos, lo que supone una caída del 8% y las reservas para el invierno se han retraído un 20%. El temor de los empresarios es que la caída de visitantes se agrave en los próximos meses si la locomotora alemana no consigue remontar. Algo que tendría especial repercusión en las islas de Gran Canaria y Fuerteventura, que son las que más acusan, por ahora, el descenso de los turistas germanos.

«Preocupa mucho y lo que hay que hacer es adoptar medidas procíclicas. Hay que diseñar políticas de estímulo, dar seguridad jurídica, confianza y estabilidad», indicó ayer el secretario general de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García.

El vicepresidente de la FEHT, Tom Smulders, se muestra convencido de que los turistas alemanes sabrán valorar las fortalezas del destino canario, como la seguridad y la calidad, a la hora de elegir el lugar de sus vacaciones. «Prevemos un descenso de los turistas germanos pero no creemos que vaya a ser muy abultado», indicó Smulders. En su opinión, ante un recorte serán los establecimientos de peor calidad los que más sufran la pérdida de turistas. Las estimaciones del sector apuntan a un descenso de los visitantes germanos de en torno a un 11-12% en el conjunto del año, aunque el porcentaje variará dependiendo de las islas.

Desde Ashotel, su gerente, Juan Pablo González, admite que este año las reservas para el invierno van muy lentas. «Hay que tomar las decisiones oportunas para capear el temporal de la mejor manera posible», indica.