Canarias salva las 440.000 plazas de Thomas Cook Scandinavian

31/10/2019

Un magnate y dos fondos adquieren Ving, la filial nórdica del gigante turístico que quebró en septiembre. Gran Canaria, la isla más beneficiada, recibió 300.000 turistas de la aerolínea en 2018

El destino turístico canario, y sobre todo Gran Canaria, respiran desde ayer algo más tranquilos, después de confirmarse que varios fondos liderados por el magnate hotelero Petter Stordalen compran la división nórdica de Thomas Cook. Con el cierre de esta operación, el archipiélago se garantiza las conexiones aéreas de Thomas Cook Scandinavian en las que el pasado año llegaron a las islas 440.000 turistas.

El grupo noruego Strawberry y los fondos Altor (sueco) y TDR Capital (británico) serán así los nuevos propietarios de Ving, la filial nórdica del turoperador británico Thomas Cook, que quebró en septiembre. Así lo anunció en Estocolmo la dirección de Ving, el mayor turoperador de los países nórdicos, que ha mantenido sus operaciones a pesar de la suspensión de pagos de la matriz. El grupo Strawberry, controlado por Stordalen, y Altor Fund adquieren cada uno el 40%, mientras TDR Capital se quedará con el 20% restante, informó Ving.

Ving está compuesto por la aerolínea Thomas Cook Airlines Scandinavia, los turoperadores suecos Ving y Globetrotter, la compañía de viajes danesa Spies y la finlandesa Tjäreborg, y es una de las filiales más rentables del gigante turístico británico. El valor del acuerdo está en torno a los 586 millones de euros.

Thomas Cook Escandinavia es una de las principales aliadas de Gran Canaria en el mercado nórdico. Transportó hasta Gran Canaria a casi 300.000 turistas el pasado año, lo que representa el 68% del total de los 438.364 pasajeros que viajaron hasta Canarias con esta aerolínea, según los datos de Aena.

Los hoteleros grancanarios celebraron ayer la «gran noticia» que supone para este destino mantener esta capacidad aérea con el mercado nórdico, que representa el segundo mayor emisor de turistas tras Alemania.

No ha sido el único obstáculo que se ha salvado tras la quiebra del gigante de la turoperación británica. La Comisión Europea (CE) dio recientemente su visto bueno al préstamo puente de 380 millones de euros concedido a la aerolínea Condor, filial alemana de Thomas Cook, para continuar con su operación. El año pasado esta compañía transportó hasta las islas a 890.000 pasajeros.

El Gobierno ha certificado además que más del 70% de las plazas aéreas desde Reino Unido que se perdieron para este invierno con la desaparición de Thomas Cook han sido cubiertas por otros operadores. El turoperador desaparecido trajo el año pasado al archipiélago a 810.000 turistas desde Reino Unido.