Imagen de archivo de turistas en Maspalomas, Gran Canaria. / Arcadio suárez

Canarias, punta de lanza del turismo energético, que sube entre el 20 y 60%

El touroperador Jet2holidays, que trabaja sobre todo con las islas, señala que se reserva por estancias más largas, con alojamiento mayoritariamente en apartamentos en el caso de los británicos, y en propiedades más exclusivas entre los alemanes y nórdicos

EFE Madrid

Canarias se posiciona como la avanzadilla del llamado turismo «energético», protagonizado por residentes de países más fríos que elijan España también por ahorrar los cada vez más abultados costes de calefacción, una tendencia constatada por ejemplo por touroperadores británicos y que aumenta a ritmos de hasta el 60%.

Además de las Islas Canarias, que han lanzado una campaña especifica para captar este tipo de turistas, otras comunidades como la valenciana perciben impulsos en estas nuevas formas de viajar, que podría beneficiar igualmente a otros países como Turquía o los del norte de África.

También desde el Gobierno detectan esta nueva tendencia, con un incremento de las reservas de larga duración (más de 22 días) de entre el 20 % y el 60 %, según datos ofrecidos esta semana en Londres por el secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés.

Entre los países emisores, en Reino Unido (el principal origen de turistas internacionales hacia España) el touroperador Jet2holidays, que trabaja sobre todo con Canarias, señala que «sin duda» se están reservando estancias más largas.

Se trata de un turismo que se aloja mayoritariamente en apartamentos, en el caso de los británicos, y en propiedades más exclusivas entre los alemanes y nórdicos, y que, en todos los casos, exige tener buenas conexiones wifi.

Para el socio responsable de Turismo y Ocio de KPMG, Luis Buzzi, estos nuevos modos de viajar, asociados al fenómeno de los nómadas, representan una oportunidad para el sector pero exigen repensar los actuales productos turísticos, las infraestructuras y los modelos de negocio para atraer este nicho de clientes potenciales.

Es, a su juicio, una estupenda oportunidad para aprovechar los activos hoteleros y tratar de romper la fuerte estacionalidad del sector en España, lo que ocurre claramente en Baleares, donde sería preciso un reajuste en la conectividad aérea, que ve factible porque la infraestructura existe.

'Escapistas de invierno'

Canarias es destino tradicional de europeos que quieren pasar sus inviernos en lugares más cálidos y de hecho el otoño-invierno es su temporada alta, pero ahora los turistas extranjeros tienen otra razón tanto o más poderosa para quedarse por largas temporadas, porque así ahorran la calefacción en sus países.

Ahora, con 'Escapistas de invierno' el archipiélago ha lanzado una campaña en 14 países dirigida precisamente a quienes buscan huir del frío y de la carísima factura energética.

La campaña se suma a otra dirigida a europeos mayores de 55 años para atraerlos durante más de 50 días, un segmento del mercado muy atractivo porque se dejan una media superior a los 3.100 euros por estancia. Se añaden igualmente las destinadas a captar a los nómadas digitales, que ya hicieron subir las estancias largas durante la pandemia.

Las expectativas en este punto son mejores para el sector de la vivienda vacacional que para los hoteles y también para el sector de las aerolíneas porque l as islas tienen programados siete millones de plazas para el invierno, un 30 % más que en 2019 (antes de la pandemia), según datos de la Consejería de Turismo de Canarias.

El gerente de la Asociación Canaria de Alojamientos Vacacionales (ASCAV), Javier Martín, explica que, pese a la incertidumbre, el nivel de ocupación para este último trimestre ronda ya el 70 % y que los británicos optan sobre todo por apartamentos en tanto que alemanes y nórdicos se inclinan por villas más lujosas. El wifi es imperativo, incluso en los entornos más recónditos.

También en la costa de Alicante se empiezan a detectar reservas para estancias de una semana, que el presidente de la Asociación de Apartamentos y Viviendas de uso turístico de la Comunidad Valenciana, Miguel Ángel Sotillos, no se atreve a considerar un cambio de tendencia en una comunidad ya acostumbrada a acoger clientes de invierno de larga estancia, especialmente en la Costa Blanca.

Mientras, en Baleares -donde las segundas residencias de extranjeros son anteriores a la subida de los precios de la energía- la gran mayoría de la planta hotelera cerró en octubre o tiene previsto hacerlo en la primera mitad de noviembre, al tiempo que se reducen las conexiones aéreas internacionales y nacionales.

TUI espera mayor demanda de larga duración

El mayor turoperador de Alemania y del mundo, TUI, espera que haya una mayor demanda de las vacaciones de larga duración, impulsadas por las nuevas posibilidades de teletrabajo y los modelos flexibles, según su presidente, Stefan Baumert.

TUI señala que los principales destinos demandados este invierno serán Turquía, el norte de África, especialmente Egipto y Túnez, así como las islas canarias de Tenerife y Fuerteventura.

El t uroperador británico Jet2holidays, que ofrece paquetes en Tenerife, Fuerteventura, Lanzarote y Gran Canaria, asegura que «no hay duda» de que más gente está reservando estancias de larga duración a destinos españoles y del sur de Europa, de unos 15 días, que incluso se extienden hasta 60 días y más.

En Alemania (segundo emisor de turistas a España), las islas Canarias son el destino más solicitado para el invierno de 2022-2023, según la Federación Alemana de Viajes (DRV), si bien las cifras se sitúan un 33 % por debajo de las de la campaña 2018-2019, antes de la pandemia.

Las agencias especializadas han publicado diferentes ofertas para la potencial clientela del turismo de invierno, como Neckermann, que ofrece un descuento del 50 % para reservas anticipadas y su filial Öger Tours un 10 % para las estancia de larga duración en la riviera turca, con precios de 22 euros diarios para estancias de 8 semanas.