Canarias ha cerrado ya el 75% de los hoteles y complejos turísticos

La lucha contra el coronavirus. Los turoperadores han sido los primeros en sacar a los clientes de los establecimientos. El jueves solo se mantendrán abiertos unos pocos hoteles a modo de «retén»

El presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas, José María Mañaricua, explicó ayer que en torno a un 75% de los alojamientos turísticos han cerrado ya sus puertas en Canarias desde que el pasado jueves el Ministerio de Sanidad ordenara la suspensión de la actividad y diera una semana de plazo para que quedaran vacíos, una medida sin precedentes adoptada para intentar frenar la expansión del coronavirus.

«Cómo era previsible, los turoperadores se han llevado a sus países de origen a todos los turistas, lo que ha permitido que gran parte de los hoteles estén cerrados ya. El gran volumen de visitantes que ya han regresado este fin de semana había venido con un paquete turístico contratado con una agencia», insistió Mañaricua.

El resto de los visitantes -unos 10.000 según los cálculos de la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias-, irán saliendo de los establecimientos turísticos en los próximos días, de manera que el próximo jueves, 26 de marzo, queden vacíos, en cumplimiento de la orden de se cese obligatorio de la actividad que afecta a hoteles, complejos de apartamentos, campings, aparcamientos de caravanas y alojamientos de corta estancia de todo el territorio nacional. Una suspensión de la actividad turística que reclamaban los hoteleros como necesaria para garantizar la salud de los trabajadores y salvaguardar los puestos de trabajo del sector mediante los expedientes de regulación de empleo temporales (Ertes).

A partir del próximo jueves, matizó el representante de los hoteleros de la provincia oriental, se mantendrán abiertos solo unos pocos hoteles en las principales ciudades y zonas turísticas del archipiélago, «a modo de retén».

Estos alojamientos acogerán solo a profesionales que están obligados a seguir viniendo a las islas, o a desplazarse entre ellas. Mañaricua se refiere, por ejemplo, «al personal de los puertos, o de empresas logísticas, a los sanitarios desplazados, o a tripulaciones de aviones que siguen operando, como los de los aparatos medicalizados».

En el caso de Gran Canaria, el Gobierno canario ha habilitado dos hoteles para cumplir con esta encomienda «de servicio social»: El Cordial Vista Acuario, en Las Palmas de Gran Canaria; y el Anfi Emerald Club, un complejo de apartamentos situado Tauro (Mogán).

«Desde el momento en el que Sanidad emitió la orden, remitimos toda la información a los consulados, las aerolíneas y los turoperadores, explicándonos que en siete días teníamos que cerrar, lo que ha ayudado a todos los sectores implicados a concienciarse de que los turistas debían regresas a sus países de origen. Porque hay muchos turistas que tenían reservadas sus habitaciones hasta más allá de Semana Santa, incluso hasta el 15 de abril, y gracias al cierre obligatorio la inmensa mayoría de los clientes han ido adelantando la salida estos últimos días», recalcó Mañaricua.

El también director de Operaciones de la cadena Gloria Palace insistió además en que los Ertes, que en el caso de hoteles y complejos de apartamentos afectarán a más de 40.000 trabajadores en las islas, «es lo único que permite a las empresas proteger el empleo y salvaguardar además la salud de los trabajadores y la de sus familiares».

«De no haber podido contar con este mecanismo que facilita los despidos temporales y garantiza las prestaciones por desempleo, sin ingresos, no hubiéramos podido mantenerlos».

El portavoz de los hoteleros advirtió de que el letargo turístico se mantendrá «mientras dure la pandemia en Europa»: «Esto no se va a solventar cuando se tenga controlada la situación en España, porque no podemos exponernos a que el coronavirus llegue de otros países. Y cuando se supere la crisis sanitaria llegará la económica, que pueden afectar al turismo al menos durante un año», lamentó