El senderismo o trekking cuenta con cientos de senderos de muy diversas características en las Islas Canarias. / C7

Amenazas y oportunidades del pujante y variado turismo al aire libre

Un estudio del prestigioso Laboratorio de Ideas Futurismo pone en valor las opciones de Canarias

FRANCISCO N. BALASTRE Las Palmas de Gran Canaria

En un informe de la consejería de Turismo del Gobierno de Canarias se incide en el desarrollo del denominado turismo activo, un filón a explotar dado que las Islas Canarias cuentan con numerosos espacios naturales para la realización de diversas actividades. Su abundante vegetación, sus playas, sus montañas, y sus mares, permiten que muchos turistas vivan actividades de aventuras. Además, si a todos estos espacios, le sumamos la temporalidad con la que cuenta Canarias, se podrá disfrutar de una aventura en cualquier lugar de Canarias y en cualquier época del año. El turismo activo, permite realizar actividades de diferentes modalidades:

-Actividades de montaña: escalada, barranquismo, senderismo, descenso de barrancos, puenting, rápel, tirolina y paracaidísmo.

-De mar: kayak, surf, windsurf, paddle surf, buceo, snorkel, banana, flyboard

-Actividades de otras modalidades: paseo en helicóptero, paseo en camello, paseos en bicicletas, paseo en submarino, karting, excursiones en catamarán o veleros y observación de las estrellas, entre otras

Las empresas canarias cada vez están más especializada, ofreciendo experiencias exclusivas.

Estas son las conclusiones que se extraen del informe elaborado por Futurismo Canarias, que es un laboratorio de ideas formado por profesionales y empresarios del mundo turístico, que persigue identificar los Retos del Turismo del futuro en el destino España:

«En los últimos años, el sector turístico se está viendo cada vez más afectado por el intrusismo, pues ha aumentado el número de personas particulares o empresas privadas no homologadas que ofrecen los mismos servicios de las que sí están homologadas. Este hecho supone un peligro debido a que las primeras empresas no pasan por un control sobre la calidad de sus servicios y productos, de modo que hay más riesgo de accidentes durante la elaboración de sus actividades. El resultado puede desembocar en una pérdida de confianza generalizada sobre el destino a la hora de querer disfrutar de este tipo de ocio.

La temporalidad en la que se llevan a cabo ciertas actividades supone un riesgo de desequilibrio en el desarrollo laboral del sector, aquellas actividades que dependen principalmente de la metereología solo pueden llevarse a cabo en ciertas temporadas, provocando que en el resto el movimiento de algunas empresas descienda hasta tal punto que su economía no les permita continuar con el servicio.

Por otra parte, la falta de productos, servicios e infraestructuras adecuadas o actualizadas es una constante que nunca debe pasar desapercibida y que requiere de una atención permanente para su mejora.

También se incide en que es cierto que Canarias goza de unas condiciones climatológicas casi perfectas para realizar cualquier deporte, durante todos los días del año. Se trata de un privilegio del cual no pueden presumir todos los destinos del mundo, con lo cual, hace a nuestro archipiélago un lugar único.

Otro de los aspectos que hace inigualable a nuestro destino, son sus recursos naturales y sus plataformas adecuadas, para realizar numerosas actividades ya sean terrestres o marinas. Este clima y estas estructuras, nos han permitido consolidar una imagen muy buena como destino de turismo activo, que sin embargo, podríamos promocionar mejor.

Sin embargo, hay actividades las cuales podrían tener mayor promoción, como el senderismo, y con ello abrir nuevos senderos seguros y crear actividades complementarias a éstas». Ahí queda el reto.