86 estudiantes canarios, «varados» en Barajas sin poder reclamar

13/04/2019

El vuelo 3834 de Iberia Express tenía que salir de Barajas en dirección a Gran Canaria a las 20:40 (hora peninsular). Sin embargo, el avión terminó despegando a las 23:42 horas. Durante ese intervalo superior de tres horas, los 86 estudiantes del IES El Calero, que volvían a casa tras su viaje de fin de curso, se encontraron con la imposibilidad de poder reclamar si quiera un bono de cena. Los trabajadores de Iberia remitían directamente a la ventanilla de su división low-cost, la cual no existe en el aeropuerto de la capital.

Sin duda, una odisea inesperada que terminó con fricciones y quejas ostensibles por el trato por parte de los profesores y estudiantes de 4º de la ESO del IES El Calero. Una expedición de casi un centenar de personas que terminó «varada» en la terminal 4 de Barajas esperando la salida de su vuelo, Iberia Express 3834 con destino a Gran Canaria.

Inicialmente, el despegue estaba previsto para las 20:40, hora peninsular. Sin embargo, el embarque terminó demorándose pese a que los tutores y maestros no recibían información sobre los cambios producidos en el itinerario.

«Nos dejaron más de dos horas tirados aquí antes de que nos informaran de que el vuelo parecía retrasarse a las 11 de la noche», señaló a CANARIAS7 una de las profesoras responsables del grupo, conformado en su mayoría por alumnos y alumnas de 16 años. «La paradoja de todo esto es que en las pantallas no aparecía ninguna información al respecto. Fuimos a la ventanilla de Iberia y, lo más irónico fue que, al retirar el ticket de espera del dispensador, sin haber ningún tipo de cola en el mostrador, aparecían 40 números por delante del nuestro», agregó sorprendida por la inusual escena.

Sin embargo, la desventura no acabó ahí: «Otro de los pasajeros afectados por el vuelo se ofreció a compartir el número para que en la ventanilla nos atendieran conjuntamente, ya que le tocaba su turno y su situación era, lógicamente, la misma que la nuestra. Sin embargo, se negaron a hacerlo argumentando que lo harían de uno en uno, a pesar de que la información iba a ser la misma para todos».

Ante dicha tesitura, la situación se tornó más compleja al solicitar la hoja de reclamaciones: «Se negaron a darnos bonos de cena, argumentando las tres horas de tiempo que deben discurrir para concederlo, pero es que, para cumplir literalmente con esta cláusula, nos metieron en el túnel de embarque al avión a las 22:35, esperando para entrar otro buen rato». Finalmente, el aparato terminó elevándose a las 23:42, superando las tres horas, según datos de AENA.

Información del vuelo IBS 3834 con el horario de despegue definitivo hacia Gran Canaria. / C7.
Información del vuelo IBS 3834 con el horario de despegue definitivo hacia Gran Canaria. / C7.

«Se negaron a atender nuestras reclamaciones porque nos remitían a la propia Iberia Express, que fuéramos a la ventanilla correspondiente. Cuando preguntamos dónde quedaba la misma, nos respondieron literalmente que ‘no existe’. Imaginen la escena con más de 80 jóvenes cansados y olvidados aquí por la falta de información», añadió.

Al final el vuelo llegó a Gran Canaria a la 1:15 de la madrugada, cumpliendo así la inesperada odisea de los estudiantes del IES El Calero.