Los transportistas están soportando una fuerte subida de sus costes y advierten de que la situación es insostenible. / JUAN CARLOS ALONSO

Los transportistas canarios avisan de una subida del 12% en sus tarifas ante el alza de los costes

El transporte pesado y las guaguas escolares y turísticas serán las más afectadas por la subida, que se dejará sentir en el consumidor final

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El sector del transporte de las islas estudia la subida en el primer trimestre de este año de las tarifas que aplica a sus clientes para poder compensar el alza de los costes que lleva sufriendo desde hace meses. El encarecimiento, de hasta un 12%, recaerá en sus clientes (importadores y sector de la distribución, principalmente) e inevitablemente llegará al consumidor canario, que sufrirá un nuevo impacto en sus bolsillos ya afectados por la inflación y la subida de los fletes. «Todos nos comemos una parte de la subida de los costes pero va a ser inevitable que algo llegue al consumidor», indica.

También sufrirá la subida el transporte discrecional (guaguas escolares y turísticas).

    Hasta ahora, como explica el presidente de la Federación de Empresarios del Transporte (FET), José Ángel Hernández, el sector ha estado asumiendo la subida de costes como el del carburante, que se ha encarecido más de un 30%, pero la situación ya es inasumible. «No queda más remedio. O se suben los precios o muchos transportistas van a tener que dedicarse a otra cosa porque no ganan para cubrir gastos», indica Hernández.

    El principal coste que se ha disparado y que afecta de lleno a los transportistas es el carburante, que supone hasta un 40% de los costes empresariales de servicios como camiones, guaguas, taxis, furgones, ambulancias o limusinas. Hay servicios, como el de los camiones refrigerados, en los que el porcentaje sube hasta el 50%, ya que el gasto de carburante sube al tener que alimentar también al motor auxiliar que permite mantener la temperatura en la carga.

    En un solo año el diésel de automoción ha subido un 32%, lo que significa que llenar el tanque de un tráiler de 1.000 litros cuesta hoy 275 euros más. Frente a los 860 euros que desembolsaba un camioneropara llenar su depósito hace unos meses gasta hoy 1.135. A este gasto hay que sumar el alza de otros productos vinculados al petróleo y que son utilizados por los transportistas en su actividad diaria, como los neumáticos, los repuestos o los aditivos adblue.

    En el caso de los neumáticos, han subido un 20% y además existe poca oferta en el mercado, lo que obliga a los transportistas a adquirir grandes cantidades para tener existencias. Esta situación implica tener un presupuesto inmovilizado, apunta Hernández.

    Según explica, en otros momentos cuando se ha producido un aumento de los costes los transportistas podían compensarlo con más actividad y un mayor movimiento de mercancía y turistas, de forma que las empresas «tenían más holgura para asumirlo». Además, antes las subidas eran temporales; en esta ocasión la situación está «muy ajustada» y además las subidas «están mantenidas». «Los transportistas aún no han recuperado la actividad perdida con la covid y por tanto, su volumen de negocio impide amortiguar estos alzas que se están produciendo. La situación se complica en un medio de una crisis cuya salida no acaba de llegar», añade.

    Como explica Hernández, la mayor subida se producirá en el transporte portuario de carga pesada y también en el discrecional (escolar y turístico).

    En este punto, Hernández advierte a la administración pública de que la situación económica de las empresas del sector está tocada y hoy es «reducida» su capacidad de soportar retrasos en los pagos. También avisa de que no es momento de subir los impuestos que podrían afectar al transporte. «La situación no está para eso», manifiesta Hernández.

    El sector del transporte representa actualmente casi el 9% del producto interior bruto (PIB) de Canarias y emplea de forma directa a 34.000 trabajadores. El sector está conformado por 17.000 camiones, 5.750 guaguas, 6.000 taxis, 400 ambulancias y 220 limusinas VTC, según los datos que maneja la Federación de Empresarios del Transporte (FET).