Efe

Los sindicatos salen a la calle para exigir subidas de sueldos ante la inflación desbocada

Bajo el lema 'Salario o conflicto' reclaman a la CEOE que de esta crisis no se salga a costa de las retribuciones de los trabajadores y pactar alzas que respondan al encarecimiento de la vida

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Los sindicatos CC OO y UGT se están movilizando este jueves por las calles de Madrid para exigir a los empresarios subidas salariales para que los trabajadores puedan hacer frente al encarecimiento de la vida por el repunte de la inflación. Bajo el lema 'Salario o conflicto', las organizaciones sindicales reclaman a la patronal (CEOE) una subida salarial «justa» para todos los trabajadores del sector privado.

Unai Sordo, secretario general de CC OO, explicó en una entrevista en la Ser que no pretenden que los sueldos suban al mismo ritmo que la inflación, pero sí plantean incrementos del 4% o 4,5% este año y del 3,5% el que viene. «Los empresarios están acostumbrados a que las crisis se solucionen a costa del salario de los trabajadores», denunció.

Por su parte, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, reivindicó que las empresas pueden hacer estas subidas porque «en general sus beneficios están creciendo», lo que se demuestra porque la inflación subyacente -que no tiene en cuenta los precios de la energía ni los alimentos frescos- se mantiene en el 6,5%. «Las empresas están trasladando el aumento de costes a los precios finales y aumentando sus márgenes de beneficios», señaló Álvarez.

En declaraciones previas al inicio de la manifestación, Álvarez aseguró que el objetivo de la misma es que la patronal «sea plenamente consciente» de que su lema «no es una broma y que donde no haya subida de salarios, habrá conflicto». Y confirmó que las movilizaciones seguirán si la patronal no se sienta a negociar los convenios con mejoras salariales.

Además, desde los sindicatos inciden en que sin mejores sueldos el consumo interno de las familias se ralentizará, lo que empeorará las cuentas de las empresas y eso afectará a su vez al desempleo y empeorará la economía. «Hay que mantener el poder de vida de los ciudadanos si queremos mantener el crecimiento económico», aseguraron los líderes de los sindicatos.

CEOE, no a subidas ligadas al IPC

Por parte del Gobierno, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, siempre ha apoyado a los sindicatos en estas movilizaciones y llegó a pedir al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, estar «a la altura» de su país. Por otro lado, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, destacó este mismo jueves la «gran responsabilidad» de los agentes sociales durante estos años y confió en que se pueda alcanzar un pacto de rentas junto a la patronal. «Sería una noticia muy positiva», apuntó Calviño, que explicó que mediante este pacto se aportaría «un marco de confianza» en los próximos años.

Y la otra parte implicada en el conflicto, la CEOE, destacó su «respeto absoluto» por la movilización de los sindicatos pero su presidente Garamendi señaló que los salarios no se pueden aumentar en la misma medida que la inflación. «No estamos diciendo que no puedan subir los salarios. Lo que no podemos es firmar que los salarios suban igual que la inflación sin más. Se puede hablar de productividad, de beneficios. Hay fórmulas», afirmó el líder de la patronal en una entrevista a RNE.

Aseguró que las protestas son «legítimas» pero que no está de acuerdo con el planteamiento sindical porque la negociación colectiva «está funcionando» aunque no se haya podido firmar un acuerdo global entre sindicatos y empresarios como en otras ocasiones. «Es muy difícil hoy en día hacer un planteamiento global con la que está cayendo (...) El acuerdo de convenios es una recomendación y si es homogéneo y con una subida indexada a la inflación, va a ser difícil que podamos llegar a un acuerdo», insistió Garamendi.