Un momento de la manifestación. / RC

Los sindicatos salen a la calle: «Toca actuar con celeridad»

Nueva jornada de movilizaciones, con casi sensenta protestas convocadas para exigir al Gobierno medidas frente al alza de los precios

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Nueva jornada de movilizaciones en el país, aunque en este caso fueron los consumidores los que tomaron las calles de las principales ciudades españolas para expresar su rechazo al encarecimiento de la cesta de la compra y los productos energéticos y exigir un control de los precios y la protección del empleo. Lo hicieron un día antes de que el Consejo Europeo se reúna para consensuar las medidas para aliviar esta oleada inflacionista convocados por los dos sindicatos mayoritarios en España, UGT y CC OO; las organizaciones de autónomos UPTA y Uatae, y asociaciones como Facua y la Confederación Estatal de Asociaciones Vecinales (CEAV).

«Toca actuar con celeridad». Así lo reclamaron en el manifiesto que leyeron, en el que denunciaron el «deterioro de las condiciones de vida de familias, trabajadores y consumidores» derivado de una inflación que ha escalado hasta el 7,6%, el nivel más alto desde hace 36 años, a consecuencia del encarecimiento de la energía y su contagio al resto de la cesta de la compra.

«No podemos esperar. Ya van tarde», advirtió el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, quien señaló que «esta situación insorportable no viene de ahora», puesto que «llevamos un tiempo largo con el crecimiento de los precios, sobre todo de la electricidad».

Por ello, instó a Bruselas a que tome las «medidas necesarias» y que permita a los estados regular los precios. «Si lo puede regular la UE para todo el continente, mejor, pero si no lo puede regular, lo que no puede es tener a los países atenazados con estos precios», precisó durante la marcha celebrada en Madrid, a la que asistieron entre 4.000 y 5.000 personas, según los convocantes.

En esta misma línea, el secretario general de CC OO, Unai Sordo, advirtió de que «la única posibilidad» de que España pueda «domesticar» la inflación es reducir de manera «drástica» los costes energéticos y de la electricidad. A su juicio, la situación actual de escalada de los precios exige tener «altura de miras» y desplegar un paquete de medidas económicas «de máxima intensidad».

Contra una bajada de impuestos

El dirigente sindical reconoció también que el Gobierno debería haber actuado antes para ayudar a los sectores económicos más impactados por la subida de los precios, pero apuntó que, «más allá de la gestión de los tiempos», lo que es «absolutamente prioritario» es resolver la reunión del Consejo Europeo que arranca este jueves con medidas que posibiliten una reducción drástica de los costes energéticos y de la luz.

«España se juega mañana en el Consejo Europeo tanto como nos jugamos cuando se pusieron en marcha los fondos europeos. Necesitamos que mañana y pasado mañana España, junto con otros países, puedan sacar adelante un paquete de medidas que posibiliten desacopalar el precio del gas de la electricidad», recalcó.

Tanto desde CC OO como desde UGT reiteraron que la solución no es una bajada de impuestos, como piden algunos partidos y sectores, ya que «el mercado se come esa bajada», según señaló Álvarez.

«Una rebaja generalizada de impuestos sería un error, una trampa que metería a España en una situación fiscal muy delicada en un par de años», defendió Sordo, que señaló que «la secuencia temporal tiene que ser ganar la batalla europea, bajar drásticamente los precios energéticos y medidas de apoyo a los sectores más vulnerables y las familias más golpeadas por la situación actual».