La cárcel de Las Palmas II, paralizada por la huelga

Unos 100 trabajadores del centro penitenciario se concentraron esta mañana en el recinto de Juan Grande para exigir mejoras laborales y salariales, en esta segunda jornada de huelga.

DANIEL HERRERA

En la concentración participó un centenar de trabajadores del cuerpo de ayudantes de instituciones penitenciarias, tanto del servicio de vigilancia interior como empleados de oficina, los cuales denuncian estar «bajo mínimos, conviviendo con agresiones diarias y mal pagados».

Según fuentes consultadas por CANARIAS7, tanto los sindicatos como el colectivo de empleados denuncian que llevan años exigiendo que se amplíe la plantilla, en un inmueble que alberga en la actualidad unos 800 internos.

Imagen de las movilizaciones llevadas a cabo esta mañana en los alrededores de la cárcel de Las Palmas II. / C7.

La situación se ha tornado especialmente delicada en los denominados módulos 11 y 17 -aislamiento-, en el cual se han vivido momentos de tensión y nervios por la actitud de los reclusos. Además, han sido los propios mandos de la prisión los que han tenido que distribuir el desayuno en el recinto. Cada módulo alberga unos 100 reclusos, de los que se hace cargo, según las mismas fuentes, un solo funcionario.

Cabe reseñar que los servicios mínimos apenas han podido entrar a las 11:15 horas, lo que ha provocado que los internos han bajado al patio en torno a las 12:00, es decir, con casi 4 horas de retraso con respecto al horario habitual.

Ante esta situación, a las puertas del recinto se quedaron a la espera familiares de internos que también se han visto afectados por el parón, ya que tenían previsto llevar a cabo sus respectivas visitas y que al final no se han podido celebrar, citándoles para fechas posteriores.

Imagen de las colas que se formaron desde primeras horas de la mañana en la carretera que da acceso al recinto penitenciario de Juan Grande. / C7.

Tras esta segunda jornada de huelga -la primera fue el pasado 24 de octubre- la hoja de ruta de las movilizaciones se reanudará el próximo 6 de noviembre -posteriormente se celebrará el 8, 13 y 15 del mismo mes-, estableciéndose unos servicios mínimos de 60 personas, una cifra que desde los sindicatos se ha calificado ya de «abusivo». En cualquier caso, los sindicatos ACAIP, CSIF, CCOO, UGT y CIG ya valoraron de «exitosa» la primera jornada, en la cual contabilizaron un seguimiento «histórico» a nivel nacional del 85%.

Las movilizaciones en el recinto penitenciario de Las Palmas II se alargaron al menos unas cuatro horas en la franja matinal de este viernes. / C7.

En este sentido, Los trabajadores de prisiones se han concentrado a la entrada de las cárceles y han cortado accesos de entrada, en un ambiente de «tensión», según los sindicatos, que no ha estado exento de «forcejeos policiales en algunos centros».

Posturas distantes

La principal reivindicación de los sindicatos tiene que ver con la falta de un acuerdo para una subida salarial. Critican que Interior retirara su oferta, algo que niegan desde Instituciones Penitenciarias, donde alegan que se presentó un estudio técnico para adoptar una nueva reclasificación de las cárceles y nunca una oferta salarial. La idea era pasar de 9 a 3 clasificaciones entre las distintas prisiones, una ordenación que condiciona los salarios en los centros.

Igualmente, los sindicatos esgrimen la falta de personal y reclaman 3.400 plazas más a nivel nacional, mientras que desde Interior se sitúa en 2.000 trabajadores los que se necesitan. Por otro lado, reconocen en Instituciones Penitenciarias las «carencias» existentes en materia de personal, pero ponen de manifiesto que el pasado año se cubrieron 700 plazas y para el año que viene se prevé la incorporación de 900 trabajadores.

Un centenar de empleados públicos penitenciarios secundaron la concentración, en esta segunda jornada de huelga. / C7.

Con respecto al incremento de las agresiones a trabajadores de prisiones, la patronal niega que se esté registrando una aumento, como denuncia el gremio, y apuntan a un «descenso continuado» desde 2010 de la violencia contra trabajadores. Aquel año se registraron más de 400 agresiones, mientras que en 2017 se cifraron en 300, según datos de la inspección de Instituciones Penitenciarias. La Secretaría General señala que hasta septiembre de este año se han constatado 176 agresiones, rechazando que se haya producido una escalada.