El Gobierno restringe el teletrabajo a los funcionarios a un día a la semana

Ahora les permiten hasta cuatro días de modalidad no presencial pero desde octubre será un máximo del 20% de la jornada laboral

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

El Gobierno ha decidido retomar el trabajo presencial de los empleados públicos en la Administración General del Estado (AGE) ante la evolución de la pandemia y restringirá el teletrabajo como máximo a un día a la semana. La crisis de la covid-19 provocó que los cerca de 230.000 funcionarios del Estado desempeñaran de forma mayoritaria sus labores desde casa y la última resolución permitía la modalidad no presencial hasta cuatro días a la semana.

Sin embargo, el Ejecutivo está elaborando una nueva norma que publicará próximamente y entrará en vigor a partir del 1 de octubre, mediante la cual reducirá el teletrabajo a un máximo del 20% de la jornada laboral. Esta vuelta al trabajo presencial permitirá que a final de año ya no sea necesario pedir cita previa para ser atendido en una oficina de la Administración Pública, algo que está provocando atascos en la atención a los ciudadanos, según informaron este miércoles la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF).

Ni CSIF ni UGT suscribieron esta nueva resolución ya que consideran que no reúne los requisitos necesarios para garantizar la vuelta al trabajo presencial en las mejores condiciones. CSIF propone un modelo que combine un 40% de presencia física y un 60% de trabajo telemático, es decir, tres días de teletrabajo a la semana. Desde esta organización sostienen que no tiene sentido que ahora, todavía en pandemia, se restrinja el teletabajo cuando se ha acordado un convenio de tres días para la etapa de normalidad, una vez finalizada esta crisis, aunque aún está pendiente de trasladar a la norma correspondiente.

«No se corresponde con la filosofía sobre la digitalización, la reducción de emisiones y el ahorro energético que propugna el Gobierno», denuncian desde CSIF, que defiende que la vuelta a la presencialidad en los puestos de trabajo ha de hacerse de forma progresiva y con una puesta por la modalidad telemática. «De esta manera se podría retornar a la presencia física con máximas garantías de seguridad de todos los empleados públicos y permite desarrollar el trabajo telemático que ha sido muy positivo en la Administración General del Estado», explican.

UGT, por su parte, manifestó su desconcierto ante la actitud de la Administración, que cambia constantemente de criterio, llegando incluso a plantear su intención de hacer desaparecer la modalidad no presencial de prestación de servicio.

Vuelven los viajes

La nueva resolución solo introduce como excepción que la modalidad telemática puede llegar al cien por cien de la jornada en los casos de personas con cáncer o inmunodeficiencia, cuando existan motivos de cuarentena, en zonas en las que se produzca un repunte o nuevas olas del covid y en el personal en el Exterior en determinadas circunstancias.

La resolución también introduce otros aspectos: las reuniones serán presenciales con carácter general o en modo mixto; se levanta la prohibición a los viajes, aunque se seguirá dando prioridad a la videoconferencia; los cursos priorizarán los medios telemáticos; y las pruebas selectivas continuarán su tramitación también incentivando los medios telemáticos.

Por último, CSIF llama la atención en que mientras que la resolución obliga la presencialidad de las plantillas no garantiza este modelo en el diálogo social.