La vicepresidenta Yolanda Díaz, junto a Nadia Calviño, en el Senado. / EFE

Yolanda Díaz tilda de «obscenos» los sueldos de los ejecutivos del Ibex

A menos de una semana para que se inicie la negociación del salario mínimo, Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, considera «complicado» subirlo a 1.000 euros

LUCÍA PALACIOS | JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Apenas quedan cinco días para que comience la negociación del nuevo Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2022 y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha hecho toda una declaración de intenciones al calificar de «obscenas» las retribuciones de los altos directivos de las empresas del Ibex-35.

Esta afirmación le ha servido, además, para criticar la desigualdad de salarios entre estos ejecutivos y los trabajadores. Lo ha hecho este martes en la Cámara alta ante la pregunta de un senador de Geroa Bai sobre la intención del Gobierno para paliar la diferencia de sueldos entre altos directivos y trabajadores.

Las palabras de Díaz, que coinciden con la ronda de presentación de resultados de la gran banca española, llegan cuando aún no se ha resuelto la votación de la reforma laboral y ante el inicio de la negociación del SMI. En este sentido, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha comenzado ya una campaña para paralizar la subida a 1.000 euros que están reclamando los sindicatos, una cuantía con la que no está de acuerdo. Hace apenas unos meses, el pasado septiembre, la patronal se negó a pactar cualquier incremento del sueldo base, aunque fuera mínimo, argumentando que no era el momento para asumir más costes.

Y en esta línea se mantendrán los empresarios en la reunión que tendrá lugar el próximo lunes. Garamendi advertía este martes de que situarlo en 1.000 euros podría provocar una «contracción importante del empleo», en una situación todavía delicada para las empresas, que aún no se han recuperado de la crisis de la covid-19, principalmente las más pequeñas. «Lo de los 1.000 euros lo veo complicado. Hay un problema de solvencia en las empresas, todavía las empresas más pequeñitas están bastante ahogadas. Llevamos dos años muy complicados», subrayó Garamendi en declaraciones a TVE.

Además, aprovechó para criticar al Gobierno por no predicar con el ejemplo e indexar los contratos públicos para actualizar las retribuciones que perciben las concesionarias y compensarlas por la subida del SMI. «Es un 'te invito a cenar pero paga tú la cena'», denunció.

El líder de la CEOE recordó que en los últimos tres años el SMI se ha elevado más de un 30% y señaló también que en España hay ocho comunidades con un SMI mayor que el 60% del salario medio, que es lo que recomienda la Carta Social Europea y el compromiso que se ha marcado el Gobierno para final de esta legislatura.

Garamendi prefiere esperar al lunes, a que el Ejecutivo ponga sus cifras encima de la mesa, para hacer una valoración más concreta, aunque sí destacó que «hay sectores que están muy tocados, que no pueden soportar estos salarios con estas cantidades».

El salario mínimo está situado desde septiembre en 965 euros al mes en 14 pagas, cuando se acordó con los sindicatos un incremento de 15 euros después de meses congelado a consecuencia de la pandemia, en una negociación de la que se desmarcó la CEOE.

Los sindicatos confían en que el Gobierno cumpla con la palabra que les dio en ese mes de septiembre de que en 2022 volvería a elevarlo a 1.000 euros, tal y como aseguran UGT y CC OO, que reclaman además que se aplique con carácter retroactivo desde el 1 de enero.

Por el momento la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, sí se ha mostrado partidaria de un nuevo incremento, pero sin concretar una cuantía, aunque sí ha indicado que iría en la línea de las recomendaciones del comité de expertos, que aconseja en un informe realizado a petición del Ejecutivo elevar las rentas más bajas entre 24 y 40 euros en 2022, lo que supone colocarlo en una horquilla de entre 989 y 1.005 euros.

La pasada semana Díaz lanzó un mensaje a la patronal y le pidió que sea «coherente» y que un nuevo incremento. Así, aseguró que se va «a subir el salario mínimo interprofesional, porque es bueno como política de rentas y para los trabajadores y trabajadoras».

Temas

CEOE