La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / ARCHIVO

Los funcionarios saldrán este sábado a la calle pese a desbloquear Hacienda la negociación salarial

Montero convoca el próximo miércoles la mesa para acordar la subida para 2023 en la que los sindicatos exigirán garantizar el poder adquisitivo de los empleados públicos

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

La gran manifestación que ha convocado CSIF para este sábado contra el Gobierno de Pedro Sánchez para exigir una «subida salarial justa», en especial para los más de tres millones de funcionarios, sigue adelante pese a que el Ministerio de Hacienda ha desbloqueado la negociación que llevaba meses paralizada.

El departamento liderado por María Jesús Montero convocó a los sindicatos, precisamente en vísperas de la protesta, para sentarse en la mesa de función pública el próximo miércoles para tratar de acordar la subida salarial de los empleados públicos en el marco de los próximos Presupuestos Generales del Estado. Pero CSIF no da marcha atrás y mantiene lo que considera que va a ser una movilización «multitudinaria» en protesta por «la situación económica actual y la falta de eficacia de las medidas del Gobierno».

La marcha, a la que se sumarán ciudadanos de todas las regiones, comenzará a las 12 horas frente al Congreso de los Diputados y recorrerá las calles del centro de Madrid a lo largo del Paseo del Prado para terminar en torno a las 14 horas en la Plaza de Colón.

Están llamados a sumarse todos los trabajadores españoles, tanto del sector público como privado, y para ello el sindicato ha fletado autobuses que les desplazarán de forma gratuita desde las principales ciudades hasta la capital.

UGT y CC OO no se suman

En concreto, CSIF exige al Gobierno una actualización de los salarios públicos en 2022, con carácter retroactivo, para recuperar el poder adquisitivo perdido este año en línea con la medida adoptada por Francia el pasado julio.

Además, reclaman un acuerdo de subida salarial plurianual que permita avanzar en la recuperación del poder de compra de los empleados públicos que se ha visto mermado desde 2010 -y que cifran en el 20%- y plantean al Gobierno abordar un «debate transparente y objetivo» sobre el futuro de las pensiones.

También piden la puesta en marcha de medidas económicas eficaces que ayuden a los trabajadores a combatir la «desmesurada» subida del precio de la cesta de la compra, de la luz y de la energía, e instan al Ejecutivo a garantizar unos servicios públicos de calidad aportando tanto los recursos materiales como humanos necesarios.

UGT y CC OO no se han unido a la manifestación aunque también exigen una revisión al alza de la subida de 2022 y un acuerdo plurianual para recuperar el poder de compra. Además, reivindican que este acuerdo debe incluir otra «batería de medidas» como la implantación de la jornada de 35 horas, mejoras en el acceso al empleo público y la supresión de la tasa de reposición, entre otras.