España duplica con creces la media del desempleo de la OCDE

Solo Colombia supera su tasa, que se sitúa en el 16,2% en octubre y se eleva hasta el 18,2% en el caso de las mujeres

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Con pandemia o sin ella, el desempleo se ha convertido en un problema estructural de la economía española. Y ahora que esta crisis sanitarias ha golpeado duramente la actividad a nivel mundial, el paro vuelve a crecer de una manera más acuciante aquí, que en el resto de países del entorno. Así, España se sitúa a la cabeza del paro entre los países más desarrollados del mundo al ascender hasta el 16,2% en octubre, una tasa que solo Colombia supera (aunque aún no se conocen los últimos datos de Grecia, cuyo desempleo en agosto estaba en el 16,8%). Es más, duplica con creces la media de la OCDE, que se reduce hasta el 7,1%, según los datos publicados hoy por la organización que engloba a los países más desarrollados del mundo.

España se sitúa así muy lejos de países de su entorno cercano, como Francia (8,6%), Portugal (7,5%) o Italia (9,8%), y a mucha más distancia de Alemania (4,5%) y Reino Unido (4,6% en agosto, últimos datos disponibles). De esta forma, también duplica con creces la media del paro en la Unión Europea, que se situó en el 7,6% en octubre.

Y eso pese a que España ha conseguido rebajar en siete décimas el nivel de paro que tenía en julio, cuando alcanzó el máximo de los últimos años a consecuencia de la pandemia y casi rozó el 17%. Desde entonces mes a mes ha ido reduciendo ligeramente su nivel y la previsión de la OCDE es que continúe así en esta recta final del año para terminar 2020 en una tasa del 15,8%.

De igual manera, la tasa de desempleo del área de la OCDE continuó disminuyendo en octubre dos décimas hasta el 7,1%, pero se mantuvo alrededor de dos puntos porcentuales por encima del nivel observado en febrero, antes de que la pandemia de la covid-19 golpeara el mercado laboral.

La tasa de desempleo disminuyó ligeramente más rápido entre las mujeres (hasta el 7,2% en octubre, desde el 7,5% en septiembre) que entre los hombres (hasta el 6,9%, desde el 7,1%) en los países de la OCDE, reduciendo la brecha a 0,3 puntos porcentuales, desde 0,9 puntos porcentuales en abril. Pese a que en España también se ha reducido más el desempleo entre las mujeres, la brecha asciende en este caso a 3,7 puntos porcentuales, ya que el paro en las mujeres se eleva hasta el 18,2% mientras que en los hombres disminuye al 14,5%.

En esta misma línea, la tasa de desempleo de la zona de la OCDE para los jóvenes (personas de 15 a 24 años) cayó al 14,4% (desde el 14,7% en septiembre y muy por debajo de su máximo del 19% en abril de 2020), una tasa que España triplica y se eleva hasta el 40,4%.