El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. / archivo

El Gobierno enfría la posibilidad de una semana laboral de cuatro días

El ministro de Seguridad Social rechaza aplicarla en España, como así defiende Pablo Iglesias, por «sus niveles de productividad y competitividad»

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, puso la semana pasada encima de la mesa el debate sobre la posibilidad de reducir la semana laboral a cuatro días. Es decir, pasar a trabajar 32 horas en lugar de las 40 horas que recoge a nivel general el Estatuto de los Trabajadores. Sin embargo, esta opción que según el líder de Unidas Podemos está estudiando el Gobierno la ha rechazado el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, quien se ha mostrado contrario a que se aplique ahora en España.

«No creo que tengamos margen para eso, no, no», aseguró este miércoles en una entrevista en Catalunya Ràdio. El expresidente de la Autoridad independiente (AIReF) dejó claro que no considera que «España sea un país que, con sus niveles de productividad y competitividad, tenga que dar prioridad a ese asunto».

La propia portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha incidido este miércoles en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en que esta propuesta no está en la mesa del Ejecutivo en estos momentos y ha pedido no desconcentrarse de las prioridades del país. Montero ha enfatizado que se atraviesa una pandemia sanitaria con «increíbles consecuencias económicas» y que la prioridad del Gobierno es volver a las tasas de crecimiento previas y establecer «un marco de estabilidad» para que los inversores «decidan venir a España».

Montero ha señalado que la «prioridad» y la «energía» del equipo económico del Gobierno está en el uso de los fondos europeos que contribuyan a mejorar la economía española. «No debemos desconcentrarnos de lo que ahora nos ocupa», ha subrayado.

Con estas declaraciones, se abre una fisura más entre los dos partidos que componen el Gobierno, ya que Escrivá e Iglesias ya han chocado en otras ocasiones como la gestion del Ingreso Mínimos Vital (IMV). El vicepresidente sí se mostró la semana pasada partidario de esta reducción del horario laboral de los españoles y desveló que el Ministerio de Trabajo está «estudiando» su aplicación, algo que –a su juicio– «podría favorecer sin duda la creación de empleo».

«Me consta que el Ministerio de Trabajo y Yolanda Díaz la está estudiando y, en el marco de una línea que ha sido definitoria del Ministerio, que es el diálogo social, se va a trabajar por explorar la reducción del tiempo de trabajo», precisó el líder de Unidas Podemos.

La titular de Trabajo también se mostró a favor de abrir un debate en torno a este tema. «El tiempo de trabajo exige una nueva concepción, que atraviese, como ya estamos haciendo, leyes y usos laborales», defendió la política gallega, que aseguró que «la reducción de jornada, el control de horas extraordinarias, el derecho a la desconexión o la conciliación son elementos que deben dialogar en este necesario debate».