Oficina de empleo en Madrid. / R. C.

Escrivá descarta extender los ERTE como un «café para todos»

Escrivá alega limitaciones de dinero, pero Empleo matiza que será un sistema «hiperflexible» tras otra larga jornada de negociación sin acuerdo

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

A menos de una semana para que finalice el plazo de los actuales ERTE (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo), aún no está claro cuál será el mecanismo de protección que tendrán los trabajadores afectados por los cierres de empresas en plena segunda ola del coronavirus. Las negociaciones del Gobierno con la patronal y los sindicatos para definir el nuevo esquema de protección han vuelto a acabar este jueves sin acuerdo después de más de ocho horas de negociación. Volverán a sentarse ante la premura del calendario: el martes día 30 vence el actual sistema.

A la espera de que avancen las negociaciones dentro del diálogo social, el epicentro del acuerdo reside en cuáles serán las empresas que seguirán cubiertas por este mecanismo. No serán todas, como hasta ahora. El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha señalado que el Gobierno quiere «evitar el café para todos».

Escrivá, responsable de las exoneraciones de las que gozan las empresas en ERTE en cuanto a las cotizaciones sociales a abonar a la Seguridad Social, apuesta por «diferenciar» a los negocios que puedan acogerse a los ERTE, porque «no todo el mundo precisa el mismo nivel de apoyo». El ministro defiende la aplicación de «elementos de flexibilidad» con un «mayor nivel de especialización». En el fondo subyace la situación económica del Estado: «Hay una restricción presupuestaria», ha indicado Escrivá en una entrevista en Antena 3. «Tenemos que ser lo más eficaces posibles» en la nueva etapa de los ERTE.

No ha coincidido precisamente en esa idea su compañera de gabinete, Yolanda Díaz, ministra de Empleo. Casi a la misma hora, en Telecinco, la responsable de trabajo del Gobierno ha afirmado que «hay dinero suficiente» para los ERTE. Porque, a su juicio, «por fin Europa ha enendido que esta salida a la crisis hay que hacerla con otra mirada«.

Díaz ha aclarado que hay muchas materias de la negociación de los ERTE que se encuentran avanzadas: la cobertura del 70% sobre la base regulador a partir del sexto mes de la prestación; una nueva ayuda para los trabajadores fijos discontinuos del sector turístico; y la extensión del sistema «el tiempo que haga falta», sin fecha límite para su finalización.

Sin embargo, la ministra de Empleo ha reconocido que el punto de las cotizaciones sociales es el que más controversias está generando en el seno del diálogo social con sindicatos y empresarios. Aunque también ha admitido que no serán ERTE generalizados, Díaz ha aclarado que «hay que proteger la actividad paralizada, y todo lo que tiene en su entorno también. Ese es el perímetro es el que hay que proteger«.

También ha defendido la necesidad de aclararcuáles son las condiciones de los 'ERTE por rebrote', esto es, la protección para las empresas y trabajadores cuya actividad se vea limitada por decisiones, por ejemplo, como las últimas de la Comunidad de Madrid. «Tiene que ser un mecanismo hiperflexible para dar acogida a todas las empresas que puedan caer«, ha indicado.

Por otra parte, el ministro de Seguridad Social ha insistido en que otro acuerdo, el del Pacto de Toledo, está a punto de llegar a un acuerdo sobre las pensiones. Escrivá confía en que, de las recomendaciones de esa Comisión parlamentaria, la relativa a la revalorización de las pensiones con el IPC sea una de las que surjan. «A partir de ahora las pensiones mantendrán su poder adquisitivo de forma permanente«, ha indicado, sin esperar a que cada año el Consejo de ministros decida al respecto.

Por otra parte, Escrivá ha reconocido que la mitad de las solicitudes de Ingreso Mínimo Vital que llegan a la Seguridad Social son rechazadas al no cumplir con los requisitos establecidos por la norma. Hasta ahora, se han reconocido unas 90.000 prestaciones, del millón de solicitudes registradas. El ministro prevé que a finales de octubre sean hasta 180.000 las ayudas aprobadas.