Los empresarios españoles frenan en seco las contrataciones para este año

La incertidumbre económica lleva al país a protagonizar la mayor caída a nivel mundial en las expectativas de creación de empleo

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

El temor a una recesión asusta a los empresarios españoles, que han frenado en seco su intención de contratar y aumentar plantilla en este último trimestre del año, hasta el punto de prácticamente paralizarlas, después de un año de crecimientos récord. Así lo refleja una encuesta sobre proyección de empleo publicada este martes por la consultora ManpowerGroup.

Los directivos prevén que el mercado del empleo tendrá un comportamiento casi plano debido al incierto panorama que se dibuja por el precio de la energía, la inflación, los cuellos de botella en el suministro de algunas materias primas y con la invasión de Ucrania como telón de fondo, según destaca el informe. Por ello, las previsiones netas para los últimos tres meses del año se sitúan en un 2% frente al 21% que registraba en el trimestre previo y al 33% del mismo periodo del año anterior. Esto supone un recorte trimestral de 19 puntos y de 31 si se compara con el ejercicio precedente. Ambas protagonizan las caídas más significativas entre los 41 países analizados. Además, a nivel global, España es el cuarto peor mercado en cuanto a previsiones, 28 puntos por debajo de la media (30%).

Auge de las tecnológicas

A pesar de que se trata de una bajada generalizada con respecto al trimestre anterior, cinco de los once sectores analizados se mantienen en cifras positivas y anticipan crecimiento en sus equipos para los próximos tres meses. A la cabeza se sitúa el tercer sector y las tecnológicas, con unas expectativas netas del 18% y del 17%, respectivamente; cabe destacar, no obstante, que esta última es una cifra muy alejada del dato récord alcanzado en el inicio de este año 2022: 50%.

Por el contrario, otros cinco sectores prevén recortar su empleo, mientras que uno, la industria manufacturera, espera mantenerse, aunque sufre un fuerte recorte de 47 puntos. Es llamativo también el desplome de la construcción, que se deja 56 puntos; y del sector primario, que pierde 46 puntos.

La bajada de las expectativas de contratación es generalizada en todas las regiones españolas, aunque desigual. Las mejores previsiones de empleo para el último cuarto del año se dan en Valencia y Murcia, seguidas de Andalucía, Extremadura y Canarias. Por el contrario, las peores se registran en el norte (Aragón, Cantabria, La Rioja, Navarra y País Vasco) y centro del país (Madrid y Castilla-La Mancha).